Enrique Colmena

Película: Caballo dinero

Pedro Costa es un veterano cineasta portugués (bueno, al lado del ya difunto Manoel de Oliveira era un jovenzuelo...) de filmografía rara donde las haya, con temáticas que se repiten y, eso sí, escasa repercusión entre el publico.

Pero lo cierto es que no será con filmes como este Caballo dinero como conseguirá el favor del espectador. Creo que tengo reconocido mi interés por el cine experimental, por la búsqueda de nuevos caminos, siempre y cuando se haga con la suficiente entidad como para que el público no piense (con razón) que se le está tomando el pelo. Y ése es, me temo, el caso de esta película en la que hay que leerse la gacetilla de prensa para enterarse de algo. Así las cosas, si en el filme no están las propias claves que desentrañen l

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Venecia y San Sebastián lo confirman: hay otros cines

La flamante Concha de Oro del Festival de San Sebastián 2016 a la película china I am not Madame Bovary, de Feng Xiaogang, así como el reciente León de Oro de la Mostra de Venecia a la filipina Ang babaeng humayo (The woman who left en su título internacional), de Lav Díaz, confirman algo que ya sabíamos, pero que no está de más recordar: hay más cines, además de los que generalmente vemos, y esos otros cines son tan interesantes, y a veces incluso más, que los que nos llegan habitualmente.

En los países de nuestro entorno (vale decir Europa Occidental), la prelación de las cinematografías que se distribuye a través de los canales habituales se corresponde con un patrón uniforme: la primera por número de estrenos, de forma abrumadora, es la norteamericana, que impone su cine por encima de cualesquiera otros; la segunda cinematografía más difundida es la indígena de cada país, la española en España, la italiana en Italia, etc.; la única que rivaliza (aunque queda siempre por detrás) con la norteamericana es la francesa en Francia, ejemplo de cómo un público decide consumir su propio cine. Detrás de ese segundo puesto indígena están los de los países más importantes del entorno; así, en España, tras los cines USA y español, las que más se ven son las películas más exitosas (por taquilla o crítica) de Francia, Reino Unido, Alemania e Italia; y por fin, en cuarto lugar, estaría un pelotón poco numeroso con algunos filmes que nos llegan de muy variadas procedencias, pero donde es frecuente encontrar buen cine, a veces incluso muy buen cine. Echemos un vistazo:


Sombras chinescas

El éxito de I am not Madame Bovary en San Sebastián confirma que, tras la primera generación posterior a la execrable Revolución Cultural de la Banda de los Cuatro (generación encabezada por Zhang Yimou y Chen Kaige), hay ya otra generación lista para darnos buen cine, además, como en este caso, cine comprometido, que ha concitado elogios por la forma y por el fondo.

De allí, de China, nos han llegado en los últimos años varias propuestas de lo más interesantes; algunas han estado vestidas con los vistosos ropajes del cine de época, con fastuosas coreografías de guerra, como las de

...
leer más