Seguir a criticalia en Twitter

Busqueda de Peliculas: Avanzada


El Gran Hotel Budapest

(The Grand Budapest Hotel)

Visión coloreada de la Vieja Europa Calificacion: Interesante

El Gran Hotel Budapest-(The Grand Budapest Hotel)

Francisco Casado López

Wes Anderson, director excéntrico donde los haya, de espíritu indie, protegido por algunos sectores de la crítica, entre los que no nos encontramos, tiene un estilo muy personal en su cine que le hace inconfundible, aunque no a todo el mundo le gusta.

Con El Gran Hotel Budapest ganó el Gran Premio del Jurado Oso de Plata en el Festival de Berlín 2014, en cuyo extenso reparto se encuentran los actores que son habituales en sus películas, como Bill Murray y Owen Wilson, aunque aquí tienen papeles breves, que forman parte de los empleados de este gran hotel mezclándose con los clientes, en el que se ha producido el robo de una valiosa pintura renacentista.

Este es el octavo y más brillante trabajo del tejano Wes Anderson, nacido en Houston, un fresco sobre un tiempo extraño, pero a la vez divertido, que se inspira en los libros y memorias del escritor vienés Stefan Zweig, como se declara en los créditos finales, sin detenerse en un título concreto, rescatando su espíritu y logrando su film más europeo.

Monsieur Gustave H., amante de maduras y ricas señoras, atento y educado conserje de un hotel decimonónico, establecimiento situado en el imaginario país alpino de Zubrowska, en los años 30 del siglo XX, se ve obligado a huir en compañía de Zero Mustafa, un botones del mismo, debido a

lee más...



Mickey Rooney, o los peligros de ser niño prodigio

Mickey Rooney, o los peligros de ser niño prodigio

Enrique Colmena

La muerte en estos días (el 6 de abril de 2014, concretamente, a los 93 años de edad) de Mickey Rooney, ha puesto de nuevo de actualidad a este actor ciertamente olvidado, y, sobre todo, nos permite hablar de una figura, la del niño prodigio, que Rooney encarnó a la perfección, hasta el punto de poder considerarse, sin temor a equivocarse, como el ejemplo modélico de este fenómeno.

Lo cierto es que ser niño prodigio en el cine tiene evidentes ventajas: te permite desde pequeño convertirte en una figura por todos conocida; los halagos están a la orden del día, eres una referencia inevitable, todos los niños quieren ser como tú, y la economía de la familia, si no era muy boyante, se ve generalmente más que reforzada.

Pero también tiene sus riesgos, que hace, con más frecuencia de la deseable, que muy diversos nubarrones se ciernan sobre las vidas de esos niños prodigio. Vamos a repasar algunos de esos problemas (en ocasiones muy graves) que pueden asolar, y de hecho asuelan con habitualidad, a los niños prodigio.

La más corriente es la de ser una estrella cuando tienes quince años y no quererte nadie cuando cumples los treinta. Esta frase literal la dijo Mickey Rooney en un documental sobre su vida. Definía perfectamente el síndrome del niño prodigio cuando crece: si te pasa como Rooney, que creces físicamente tirando a regular (bajito, no precisamente agraciado…), el niño gracioso y redicho cuando se convierte en un adulto adusto pocas posibilidades tiene de reeditar sus éxitos infantiles. Fue el caso de Mickey: empezó a hacer cine a la tempranísi lee más...

Ultimas Criticas

Ultimos Articulos



RSS Feed | Home | Archivo | Autores | Articulos | Contacto | Libro de visitas | Newsletter | Login | PrivacidadAñade Criticalia a tu iGoogle

© Copyright 2014 Criticalia - Desarrollo: Webbin' Design'