Enrique Colmena

Película: La gran muralla

Podría suponerse que Zhang Yimou, el exquisito director de filmes intimistas como ¡Vivir! (1994), El camino a casa (1999), Amor bajo el espino blanco (2010) o Regreso a casa (2014), no era el más adecuado para este fastuoso espectáculo visual que es La gran muralla. Sin embargo, Zhang tiene otra faceta como director que gusta del cine vistoso, de las grandes coreografías de luchas marciales, de los impresionantes “shows” con grandes masas en pantalla, en películas como Hero (2002), La casa de las dagas voladoras (2004) y La maldición de la flor dorada (2006), así que tampoco es tan extraño. Es cierto que admiramos más al cineasta intimista, al exquisito diseccionador de sentimientos de las películas mencionadas en primer lugar, pero también que es un placer contemplar el extraordinario alarde cinematográfico que suponen sus filmes más espectaculares.

La gran muralla

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Intérpretes andaluces del siglo XXI, la pléyade (I): ¡Cuánto saben las canas! (1)

Los recientes Premios ASECAN del Cine Andaluz 2017, con diez intérpretes andaluces, actores y actrices, todos ellos nominados por películas de ámbito español, y los Premios Goya 2017, con varios candidatos andaluces a los galardones que reconocen las mejores interpretaciones (y un merecidísimo premiado, Manolo Solo), confirman lo que ya es una realidad meridiana: los intérpretes andaluces, en este siglo XXI, por cantidad y calidad, han dejado atrás el último cuarto de siglo XX, cuando los actores y actrices de relieve nacional eran apenas un puñado, generalmente valiosos, pero siendo en su conjunto una presencia testimonial en el panorama cinematográfico y audiovisual español.

En el presente artículo y en las sucesivas continuaciones que se publicarán próximamente nos proponemos hablar de la pléyade que conforman los intérpretes andaluces del siglo XXI. Eran posibles varias formas de clasificación: por provincia de nacimiento o adopción, por calificación de su actividad (actor principal, reparto…), pero finalmente lo vamos a hacer por tramos de edad, entendiendo con ello que se puede hacer un estudio generacional de los actores y actrices andaluces que conforman un muy importante grupo a nivel nacional. Por supuesto, aunque hemos intentado traer a este estudio el mayor número posible de intérpretes andaluces de relevancia nacional, no aspiramos a la exhaustividad, ese imposible. Aquellos intérpretes que pudiéramos inadvertidamente omitir nos disculparán por ello.

Hablaremos en este artículo inicial entonces de aquellos intérpretes que continúan en activo en este siglo XXI, pero que empezaron a trabajar, y lo hicieron con papeles de relieve, en el siglo XX, durante las últimas décadas de esa centuria; por consiguiente, hablamos de personas que ya peinan canas, algunos desde hace décadas, los más mayores de la pléyade actoral que son objeto de esta serie de artículos. Quizá la decana de esa generación, en su caso ya con una edad que supera los ochenta años, sea María Galiana, la actriz sevillana que, sin embargo, llegó tarde a la interpretación: profesora de oficio, su primer papel sería en Madre in Japan (1985), una de las primeras películas del cine andaluz, cuando ya tenía cincuenta años. A partir de ahí siguió apareciendo intermitentemente en producciones varias, casi siempre en papeles episódicos, hasta que su espléndida interpretación en Solas (1999), de Benito Zambrano, auténtico “big bang” del actual Nuevo Cine Andaluz, la catapulta a la fama, con numerosos premios (incluido el Goya a la Mejor Actriz de Reparto) que confirman la calidad de un trabajo exquisito. Desde entonces, Galiana se convierte en un rostro habitual en el audiovisual español. En cine destacaría en filmes como Fugitivas (2000) y Tapas (2005), mientras que en televisión se hará un rostro entrañable por su participación en la serie Cuéntame cómo pasó. Actriz más intuitiva que de método, compone con singular acierto personajes populares, aunque su formación intelectual le permite hacer cualquier tipo de papeles.

José Luis Gómez es otro de los intérpretes andaluces que continúan en activo pero que ya triunfaban en el siglo XX. Actor fundamentalmente de teatro, donde es una leyenda viva, el onubense llamó poderosamente la atención en el siglo pasado en filmes como Pascual Duarte (1976), de Ricardo Franco, y Parranda (1977), de Gonzalo Suárez. Trabajó en esa época con los  más reputados directores españoles, desde Carlos Saura a Ma

...
leer más