Francisco Casado López

Película: La profesora de Historia

La cinematografía francesa vuelve a incidir en el tema de la educación como ya lo hizo en su día con Hoy empieza todo (1999), de Bertrand Tavernier, Los chicos del coro (2004), de Christophe Barratier, y La clase (2008), de Laurent Cantet, entre otras.

La profesora de historia se basa en un hecho real que ocurrió en 2009 en el instituto Léon Blum, en Créteil (Francia), el de Anne Gueguen, una profesora que se preocupaba por los problemas de los alumnos conflictivos de su clase con dificultades de integración y marginación. Ese año, como siempre, Anne tuvo un grupo difícil. Frustrada por su materialismo y falta de ambición, con una gran vocación y esperanza, propuso a los alumnos de uno de los peores grupos que tuvo, participar en un concurso nacional sobre el Holocausto y lo que supuso ser niño o adolescente en u

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Cine australiano: eclosión, decaimiento, estado actual

El estreno de Mad Max: Furia en la carretera (2015) pone de nuevo en boga el cine australiano (aquí con el concurso del cine norteamericano), y nos facilita una excusa para hablar del cine de nuestras antípodas, en la tierra de los canguros, y cómo hubo un tiempo en el que su cinematografía fue una de las más interesantes de la época y sus nuevos directores aportaban frescura y novedad.

Todo ello ocurrió hacia finales de los años setenta. Quizá el primero de los filmes que nos avisaron de que allá al otro lado del globo había una cinematografía pujante y con muchas cosas que decir fue Mad Max: Salvajes de autopista (1979), con la que descubrimos a George Miller (ojo que hay otro director homónimo, escocés, pero con una carrera realizada en su mayor parte también en Australia), cineasta que realizó las dos posteriores partes de la saga, Mad Max 2, el guerrero de la carretera (1982) y Mad Max: Más allá de la Cúpula del Trueno (1985); tras el relativo fiasco de esta última parte sus aportaciones como director se distanciaron, siendo además de escasa entidad, en filmes como Babe, el cerdito en la ciudad (1998), secuela de su producción (con dirección de Chris Noonan) Babe, el cerdito valiente (1995), y Happy Feet (2006), filme de animación digital. Ahora, con los setenta ya bien cumplidos, Miller reaparece pujante con la mentada Mad Max: Furia en la carretera.

De esa misma época es el éxito de Peter Weir, que se da a conocer en Occidente con Gallipoli (1981), sobre la sangrienta batalla de la Primera Guerra Mundial en la que murieron miles de australianos y neozelandeses, en una guerra en la que, ciertamente, nada les iba. El tema, recurrente en el cine y la televisión australianos, ha sido convincentemente recreado recientemente por Russell Crowe en su primera película como dire

...
leer más