Enrique Colmena

Película: La hora del cambio

Tenemos escrito que la hora de Italia en el cine ha pasado: muertos o incapacitados todos sus maestros y profesionales de prestigio, quedan unos cuantos viejos (Bellocchio, Amelio, Moretti) y algunos más jóvenes (Sorrentino, Stefano Sollima) que de vez en cuando hacen alguna cosa interesante, pero el tiempo del gran cine italiano se terminó hace décadas. No será un filme como esta La hora del cambio el que nos haga cambiar de opinión.

Un pueblecito al sur de Italia, en Sicilia, celebra elecciones municipales. Allí gobierna desde hace años un corrupto político al que se enfrenta un honesto profesor. Contra toda esperanza, el opositor gana, y entonces comienza a ejecutar su política encaminada a restablecer el imperio de la ley, acabando con el favoritismo, el absentismo y todas las irregularidades que el anterior edil consentía y fomentaba para mantenerse en el poder…

Lo peor de La hora del cambio no es su humor elemental, cimentado en la pertinaz picaresca italiana (los españoles pasamos por inventar a los pícaros, pero me temo que nuestros primos italianos nos ganaron por la mano…), en la desidia funcionarial del país y en un estado de cosas que se considera normal (clientel

...
leer más

Rafael Utrera Macías

Artículo: In memoriam. Basilio Martín Patino: una irresistible atracción por Andalucía (I). Un siglo de fascinación: ejemplar serie televisiva

El cercano fallecimiento de Basilio Martín Patino, en Madrid, a los 86 años de edad, supone para quien esto escribe no sólo la privación de un autor fundamental en la Historia del Cine Español como la pérdida de un admirado cineasta que nos distinguió con su amistad y cuya generosidad y bonhomía permitió publicar algunos de sus guiones junto a un trabajo universitario, basado en su serie para Canal Sur Tv “Andalucía, un siglo de fascinación”, volumen homónimo cuyo subtítulo rezaba “Homenaje a Basilio Martín Patino”.
       
Habíamos conocido a su autor en unos lejanos encuentros sobre Cine Español en la Salamanca de 1963; comprobamos entonces que su verdadera edad estaba reñida con un físico de apariencia juvenil que sorprendía incluso al más familiarizado con ella en fotografías y reportajes; desde siempre, la figura de Patino irradió un aura de visionario en todo correspondiente a lo que, en tema y plástica, venía manifestándose en sus películas, hubieran sido filmadas en celuloide o vídeo; y ello se evidenció, una vez más, en los siete capítulos de “Andalucía, un siglo de fascinación”: Ojos verdes; Desde lo más hondo I: Silverio; Desde lo más hondo II: El museo japonés; El jardín de los poetasParaísos; El grito del Sur: Casas Viejas; y Carmen y la libertad.
                                            
La  estancia del director-realizador en Andalucía con motivo de estos rodajes (como en años anteriores lo había sido para el interrumpido de Rinconete y Cortadillo), sus puntuales venidas a Sevilla al emitirse alguno de los títulos en Canal Sur Tv y, muy especialmente, el encuentro con el alumnado de la Facultad de Comunicación durante la celebración de unas jornadas dedicadas a “Cine y Educación” (donde la proyección de los diversos capítulos dio ocasión para un fructífero diálogo con el autor) permitió reiterar la admiración por su obra y aproximarse a la personalidad de un autor de quien se ha dicho, con razón, ser el único “nuevo” de aquel ya histórico Nuevo Cine Español.

Aún más, su presencia en unas bodegas de Sanlúcar de Barrameda con motivo de la presentación del volumen ya mencionado, “Andalu

...
leer más