Francisco Casado López

Película: White God (Dios blanco)

Esta película es una especie de cuento visionario sobre la rebelión del reino animal contra el hombre, de una raza y sus congéneres caídos en desgracia... para acabar con abusos y malos tratos, que no es más que una alegoría en torno a la persecución de los emigrantes.

Una nueva ley salida en Hungría da preferencia a los perros de raza e impone un tributo elevado por las razas que no son puras. Debido a ello las perreras pronto se llenan con canes que han sido abandonados. Lili, una chica de 13 años, lucha por proteger a Hagen, su perro de raza mixta, pero su padre lo suelta en la calle para no pagar. Pero Hagen y su ama se buscan por todos los medios, hasta que un día Lili baja los brazos. Pero Hagen lucha por sobrevivir y se da cuenta de que no todo el mundo es su mejor amigo. Se une a unos perro

...
leer más

Rafael Utrera Macías

Artículo: Tres pioneros de la crítica cinematográfica en España

En este año de 2015 se cumple un siglo de la aparición de la crítica cinematográfica en España firmada por escritores e intelectuales que entendieron las proyecciones de la “fotografía en movimiento” como asunto “digno de las musas” y, por ello, quisieron enjuiciarlo de modo semejante a como se hacía con obras literarias, pictóricas o musicales.

Al margen de opiniones ocasionales, como pudieron ser las de Eduardo Gómez de Vaquero (“Andrenio”), la sección propia, “El cinematógrafo”, y el periodista especializado, “El espectador”, aparecieron en la revista semanal “España”, dirigida por D. José Ortega y Gasset, en enero de 1915. Bajo tal pseudónimo se ocultaba la firma de Federico de Onís, un salmantino de nacimiento, intelectual de brillante carrera, catedrático de universidad y entusiasta  hispanista en tierras americanas.

Lamentablemente, esta específica tarea de Onís tuvo corto recorrido ya que sus reflexiones sobre tan popular espectáculo sólo llegaron a alcanzar un puñado de colaboraciones: ello no ha impedido que, a día de hoy, tengan la consideración simbólica de punto de partida de la crítica cinematográfica intelectual en nuestro país.

Tras unos meses sin publicarse la sección en la mencionada revista, volvió a aparecer, en octubre de 1915, con el título de “Frente a la pantalla” y la firma, ahora, de “Fósforo”. Este nuevo pseudónimo encubría los nombres de Martín Luis Guzmán y Alfonso Reyes, ambos mexicanos, nacidos en Chihuahua y Monterrey respectivamente, quienes habiendo coincidido en  ámbitos universitarios y tras diversa vinculación con la revolución de su país, se encontraron en España donde, además de otras actividades periodísticas, miraron conjuntamente el “lienzo de plata” madrileño para enjuiciar sus proyecciones.

La partida de Guzmán hacia Estados Unidos, dejaría a Reyes como comentarista único aunque, desde entonces, “Fósforo” trasladaría esta firma a otras cabeceras como el periódico “El Imparcial” (en 1916) o la “Revista General” (en 1918) de la casa Calleja. Obviamente, los lectores contemporáneos a estos pioneros ignoraban las identidades de “El espectador” y  de “Fósforo” así como la duplicidad de personas en relación a este último pseudónimo. En ediciones posteriores de sus obras, ambos críticos recogieron sus hispanas colaboraciones lo que ha permitido a la historiografía posterior contextualizarla en el conjunto de sus publicaciones o en relación a sus gustos y estilos.

Revista “España”
"El Espectador”: Federico de Onís

Los títulos de sus colaboraciones, publicados entre el 29 de enero y el 29 de febrero de 1915, fueron: “Asta Nielsen”, “Un poco de atención”, “La sustantividad del cine”, “El primer balbuceo”, “Interpretación económica”, “Hace falta un genio”, “El cine y la literatura”, “El cine y la pedagogía” y “Dos modos de ver la vida”.

Cada uno contiene dos o tres motivos que suscitan los comentarios de un espectador más esperanzado en el futuro del cine que en su presente. Así, en el entusiasta retrato de la ac

...
leer más