Enrique Colmena

Película: Déjame salir

El cine de terror indie sigue pujante. En los últimos años hemos tenido varias muestras de este cine de género que busca no solo la comercialidad, sino también hacer buen cine (lamentablemente, en los últimos tiempos son términos generalmente antitéticos). Recuérdense títulos como Babadook, It follows, Eliminado, La bruja o No respires, entre otros filmes desasosegantes, hechos con pocos medios pero mucha imaginación.

Déjame salir es de esa misma estirpe, un producto de modesto presupuesto que, sin embargo, ha tenido una notable repercusión en taquilla y, lo que es más importante, ha sido saludado como una bocanada de aire f

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Intérpretes andaluces del siglo XXI, la pléyade (y IV). A modo de coda: Los olvidados

A lo largo de seis entregas hemos venido desarrollando el censo de los intérpretes andaluces que se han dado a conocer durante el presente siglo (aunque algunos comenzaron a finales del pasado), segmentándolo por edades. Decíamos en el primer capítulo que, aunque la vocación del empeño era la de ser un censo lo más amplio posible, no podíamos aspirar a la exhaustividad. Publicadas esas seis partes en las que hemos dividido este estudio, añadiremos hoy una en la que recogeremos aquellos actores y actrices que, por mor de la memoria, esa traidora, o de circunstancias varias, no han sido reflejados en las mismas, aunque tienen igual derecho, e incluso en algunos casos más, que los que ya han sido recogidos en este trabajo.

Aquí, por tanto, vienen aquellos olvidados que no debieron serlo, ya sin segmentación por edades; están aquí porque tienen que estar, indubitablemente, en un análisis de los intérpretes andaluces de este siglo XXI.

La granadina Mary Carmen Ramírez, además de actriz (más bien incluso antes que), es cantante de ópera, mezzosoprano, cualidad que ha sabido utilizar para sus interpretaciones en cine, teatro y televisión. En el primero de esos medios se dio a conocer en La corte de Faraón (1985), la comedia en clave musical de José Luis García Sánchez, donde, lógicamente, ejercía de actriz y de cantante; a partir de ahí aparecerá intermitentemente en comedias (su género preferido, para el que está especialmente dotada) en películas como Pasodoble (1988), de nuevo para García Sánchez, Las cosas del querer (1989), de Jaime Chávarri, y Belle epoque (1992), de Fernando Trueba, que le da gran popularidad al ganar el Oscar a la Mejor Película Extranjera. A partir de entonces empieza a trabajar también en series televisivas como Los ladrones van a la oficina, Manos a la obra y La casa de los líos, que simultanea con sus apariciones cinematográficas, siempre en sabrosos papeles secundarios, en películas como Las cosas del querer 2 (1995), de nuevo con Chávarri, y Así en el Cielo como en la Tierra (1995), de José Luis Cuerda. En el siglo XXI ha seguido compatibilizando sus apariciones televisivas en series como ¡Ala… Dina! y Escenas de matrimonio con intervenciones cinematográficas, aunque cada vez más espaciadas, quizá ya por su avanzada edad, en filmes como Desde que amanece apetece (2005), de Antonio del Real, y Luna caliente (2009), de Vicente Aranda, en la que compondrá uno de sus escasos papeles dramáticos.

El sevillano Juan Fernández se ha hecho imprescindible en cualquier película o serie que requiera un personaje bronco, duro, dominante, que el notable actor hispalense borda como pocos. A punto de alcanzar los sesenta años, Juan es requerido con frecuencia por cine y televi

...
leer más