Película: A shot at glory Esta película pudo verse en la Sección Oficial a Concurso del II Festival de Sevilla, Cine y Deporte.

Michael Corrente, como Sam Mendes (aunque salvando todas las distancias habidas y por haber, en este caso a favor del autor de American Beauty) es un hombre de teatro que un buen día se pasó al cine. En esta nueva disciplina tiene ya una pequeña filmografía, en la que el título más señero es American Buffalo, donde se apreciaba su origen teatral pero que resultaba, de todas formas, bastante potable.

Ahora sorprende con este cambio de registro, sobre todo en un hombre de bambalinas y escenarios como él: su nueva película se ambienta nada menos que en un pueblecito de Escocia, con su equipito de futbolistas, más bien torpes, su nuevo propietario y presidente, que resulta ser un norteamericano ansioso de títulos y, sobre todo, de dinero, y un entrenador ya avejentado que no ha ganado en su vida nada, aunque todos le reconocen su sabiduría y su buen hacer. Pero el viejo tiene un grave problema: no se habla con su hija, a raíz del casamiento de ésta con un futbolista de auténtico genio pero también marrullero, putañero, borrachín e irresponsable. Cuando resulta que el presidente del club ficha a ese yerno tan “querido” para el entrenador, el conflicto estará servido, máxime cuando con su nueva estrella el equipo se planta en la mismísima final de la Copa.

Realmente toda esa historia que recuerda un tanto el esquema argumental de Rocky (el oscuro perdedor que, por azares del destino, consigue llegar a disputar la máxima categoría de su especialidad) es sólo el contexto en el que este hombre, el viejo entrenador, habrá de reencontrarse con su hija. Película sobre la necesidad de la reconciliación por encima de los agravios, por graves que sean, cinematográficamente es solvente aunque futbolísticamente se nota que Michael Corrente tiene menos idea que yo de jiu-jitsu...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

A shot at glory - by , Nov 29, 2011
2 / 5 stars
Con la miel en los labios