Película: Acordes y desacuerdos

Ya sé que me arriesgo a la excomunión por parte de la crítica y de la cinefilia militante, pero en el nuevo filme de Allen lo que prima, paradójicamente, es la desafinación, en un cineasta espléndido en tantas películas, pero que de vez en cuando mete la pata, como en este caso. No es la primera vez; recuérdese Alice, un petardete de diseño absolutamente vacío.


Con este Acordes y desacuerdos pasa algo por el estilo: se trata de la biografía imaginaria de un guitarrista yanqui de los años treinta, un tal Emmet Ray al que se trata poco menos que como a un dios para los aficionados al jazz de aquel país. Claro que en esto del jazz pasa como con el béisbol: como los españoles, en general, desconocemos las reglas y las mitologías de uno y otro, nos trae al fresco todas estas leyendas que el cine USA pretende, con contumacia digna de mejor causa, hacernos tragar al resto del orbe.


Bien es cierto que el jazz es un telón de fondo, interesándole más el lado humano de este guitarrista felón, cuyo mayor logro debió ser, seguramente, reunir en una sola persona todos los vicios y defectos posibles: desconsiderado, egoísta, derrochador, soberbio, anárquico, putero, puto él mismo, chulo, borracho... vamos, una joya.


Que Sean Penn se haya lucido con este papel, ciertamente, no es una novedad, porque sabemos de su talento interpretativo. Pero que Woody, el autor de obras maestras como Manhattan o La rosa púrpura de El Cairo, entre otras, nos endilgue esta sucesión de batallitas de Emmet Ray, la verdad, no es de recibo. La película se hace eterna, a pesar de que dura poco más de noventa minutos; y es que las repetitivas anécdotas de este genial guitarrista y abyecto ser humano en ningún momento prenden el interés del espectador. Sólo algunas secuencias (verbigracia, la del atraco a la gasolinera) recuerdan la mano maestra que mece la cuna, pero la mayoría (como la lamentable de la luna de atrezzo en el escenario) parecen hechas por un debutante. No es éste, ciertamente, el Woody Allen que admiramos


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Acordes y desacuerdos - by , Aug 06, 2014
1 / 5 stars
Woody desafina