Película: Ahora sí, antes no

El cine surcoreano es una rara avis en Occidente, a pesar de lo cual conocemos a algunos de sus interesantes cineastas, como Lee Chang-dong, autor de Poesía (2010), Bong Joon-ho, del que admiramos The host (2006) y Snowpiercer (2013) y, sobre todo, Park Chan-wook, con su espléndida Old Boy (2003), director que se estrenó brillantemente en el cine de Hollywood con Stoker (2013).

Hong Sang-soo, el autor de esta Ahora sí, antes no, tiene una larga trayectoria como director de películas en su país. De hecho, éste es el décimo séptimo largometraje de ficción de su filmografía, como se encarga de subrayar, incluso con el susodicho ordinal, los títulos de crédito. A Occidente han llegado sólo algunas de esas películas, siendo la más celebrada (por otros, no por el que suscribe) En otro país (2012), que nos permitió hacer algunas elucubraciones en nuestra crítica sobre los experimentos y la gaseosa.

Con este su nuevo filme hay que reconocer que Hong ha mejorado bastante. Lo que en su anterior filme era una empanada de marca mayor, con varias historias que tenían diferentes desarrollos según pluguiera al director, aquí se afina hasta conseguir, simplificando la trama, un único eje argumental que admite dos versiones distintas.

Un afamado director de cine (trasunto del propio Hong, al parecer) conoce casualmente a una joven aspirante a pintora. A lo largo del día, ambos traban cierta amistad, que se corta abruptamente por la noche por algunos desencuentros que mantienen a lo largo de la jornada; sin embargo, pronto veremos que esa misma historia se puede barajar, como un mazo de naipes, de otra forma, y entonces a lo mejor el resultado es otro…

Estuve tentado de titular esta crítica como El día de la “malmota” (por aquello de la peculiar forma de hablar de chinos, así como sus primos coreanos et alii, pronunciando las erres como eles), pero finalmente me decidí por este La teoría de la relatividad porque, sin relación alguna con Einstein, lo cierto es que Ahora sí, antes no plantea la posibilidad de que el azar, en forma de distintas maneras de afrontar una situación, pueda dar como fruto un resultado u otro, que puede variar como de la noche a la mañana. Sin el conocimiento previo que tenía el personaje de Tom Cruise en Al filo del mañana (2014), por lo que le era dado corregirse indefinidamente, ni la repetición “ad nauseam” del Día de la Marmota del rol, también omnisciente, de Bill Murray en Atrapado en el tiempo (1993), los personajes del filme surcoreano, ajenos al primer desarrollo que hemos contemplado, afrontan el segundo sin intención alguna de cambiarlo; pero lo cambian, simplemente por algunas diferencias que hacen que lo que antes fue blanco, ahora sea negro, o viceversa.

Reflexión sobre la aleatoriedad de la existencia, Ahora sí, antes no resulta ser un agradable (aunque moroso, muy moroso…) filme sobre la fragilidad de las relaciones humanas y de qué forma éstas pueden verse torpedeadas o favorecidas por carambolas, azares, una palabra dicha en un momento dado, una lágrima, furtiva o torrencial, quizá el aleteo de una mariposa, como sugiere el efecto ídem.

Sin ser la obra maestra que (otra vez, qué pesados) algunos han querido ver, la película surcoreana, que ciertamente no es cine fácil, tiene interés y resulta estimulante. Eso sí, el cine de Hong resulta a ratos profundamente antipático, con esos larguísimos planos secuencia que, sobre todo en el primer segmento (el del “antes no”), resultan, por su inanidad, y hasta que no le pillamos el truco cuando vemos la segunda parte, bastante tediosos. Con buen criterio, el director opta por hacer algunos cambios entre las dos secciones del filme, no sólo en los diálogos, que divergen en parte, sino también en la forma, rodando desde ángulos distintos para subrayar la diferencia con la primera hora de metraje, e incluso con algunos detalles (ese color que mezcla la pintora en cada una de las partes) de notable sutileza. No es, desde luego, Hong un estilista del cine: con frecuencia su planificación es chapucera y elemental, pero lo cierto es que el conjunto funciona razonablemente bien, y además plantea una tesis, una teoría (sobre “otra” relatividad) más que curiosa.

El filme obtuvo el Leopardo de Oro en el Festival de Locarno.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

121'

Año de producción

Trailer

Ahora sí, antes no - by , May 12, 2016
3 / 5 stars
La teoría de la relatividad