Película: Al diablo con el diablo

Aunque cacofónico, el título español de esta nueva versión de Bedazzled no está desencaminado: la moraleja final es, precisamente ésa; pero no destripemos la historia. Harold Ramis pone en imágenes un "remake" de un clásico pop de Stanley Donen (a su vez una versión guasona del Fausto, de Goethe), una comedia diabólica que tuvo escasa repercusión en su día (hablamos de 1967) y, probablemente, inició su declive.


Pero Ramis, que gusta de hacer comedias con temas entre fantásticos y de ficción científica (recuérdense sus más que potables Atrapado en el tiempo o Multiplicity), vuelve a dar el do de pecho en este agradable filme con bastante mala leche, que pone en solfa algunos de los más secretos deseos del ser humano (del género masculino, mayormente, pero creo que también en las mujeres) y, así como de pasada, se burla a placer de arquetipos tales como el intelectual, el deportista o el sensible, e incluso se permite dar un leñazo, como quien no quiere la cosa, a la religión.


Cáustica casi siempre, con frecuencia divertida hasta las lágrimas (el episodio del jugador de baloncesto, sudando literalmente a mares y soltando las burradas habituales en esos deportistas de élite con cerebro de mosquito; o el pasaje con el hombre más sensible del mundo, descacharrante sátira de los que creen que ser compañero de su mujer es ser más femenino que ella), Al diablo con el diablo presenta un demonio transgresor y de formas voluptuosas (las de Liz Hurley, la ex de Hugh Grant), un Belcebú cachondo que se divierte haciendo putaditas a un (en principio) memo insoportable que, tras este viaje con un diablo cojuelo con curvas de vértigo, encontrará la serenidad necesaria para saber, por fin, que la clave para conquistar a la mujer que ama no está en magias sulfurosas e imposibles sino en ser él mismo, natural e imperfecto como todos.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Al diablo con el diablo - by , Sep 05, 2015
3 / 5 stars
¿Demonio o gamberro?