Película: Algo pasa en Hollywood

El cine dentro del cine es tan antiguo como el propio cine, valga el casi pleonasmo. Pero, claro, no siempre los entresijos del cine tienen interés en pantalla. Lo tenían, por poner algunos ejemplos, filmes como La noche americana, de Truffaut, o El juego de Hollywood, de Altman, mayormente porque tras la cámara había gente con la cabeza muy bien amueblada y un sentido cinematográfico personalísimo.


Sin embargo, mala cosa es creerse fatuamente interesante, sobre todo si no se tiene tal interés. Algo de esto pasa con la nueva película del (digámoslo ya) obtuso Barry Levinson, autor de algunos de los petardos más granados del cine de los últimos treinta años, desde Bugsy a Acoso, por sólo citar dos títulos. Es cierto que en algunas ocasiones ha tenido mejor mano, como en La cortina de humo y en Rain Man, aunque en ambos casos debe mucho a notables guiones y a tramas estimulantes más que a su propio buen hacer.


En este Algo pasa en Hollywood el problema es, precisamente, un guión endeble y el hecho de que lo que nos cuenta se nos da una higa mayormente. Porque los avatares de este productor de medio pelo (interpretado por un Robert De Niro algo mejor que en sus últimos y amorfos personajes), con sus rifirrafes con el director caprichoso y engreído que no quiere tocar su “obra maestra” y con el actor divo con muy malas pulgas, casi nunca dicen nada más allá de lo dura que es (ay, qué lastima…) la vida del productor. Pues dedícate a vender hamburguesas, no te jode…


En fin, que entre que Levinson tiene menos personalidad que un sello boca abajo, que el guión es una caca de la vaca y que lo que se nos cuenta casi nunca consigue evitar el bostezo, lo cierto es que esta historia de cine dentro de cine termina siendo un aburrimiento dentro de otro aburrimiento.


Hombre, siempre queda la duda de si Bruce Willis, que se autointerpreta a sí mismo, es tan imbécil como aparece en la película, en cuyo caso se puede extraer una sabrosa conclusión: el tío tiene redaños para aparecer tal cual es sin cortarse un pelo (no es un mal chiste, dada la alopecia rampante del divo...), lo que supone un toque de autoironía que le redimiría, al menos parcialmente, de su estupidez.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

104'

Año de producción

Algo pasa en Hollywood - by , Sep 06, 2015
1 / 5 stars
Creerse interesante