Película: Amo los uniformes

El cine canadiense es poco conocido en España, sobre todo porque se trata de una cinematografía en buena parte subsumida en la del vecino gigante USA. Sus cineastas hasta ahora más conocidos en nuestro país eran, sobre todo, Denys Arcand (El declive del imperio americano, Jesús de Montreal) y Jean-Claude Lauzon (con su magnífica Léolo).


Amo los uniformes es un filme independiente de David Wellington, nuevo en esta plaza y todavía con una escasa carrera a sus espaldas, a pesar de lo cual se desenvuelve con cierta pericia en este difícil arte de contar una historia que tenga coherencia. Su película es la crónica de una esquizofrenia, la de un hombre gris que quiere ser otro, para lo cual aspira a convertirse en actor profesional; deja su empleo en un banco para intervenir en una serie televisiva de tercera división, un policíaco en el que habrá de interpretar precisamente a un "madero"; su progresivo aislamiento, tras la muerte de su padre (un forofo de las loterías) y el rechazo de la que él cree puede ser su chica (la comicastra que también actúa en el serial), además de una fijación con una burda división lineal del Bien y del Mal, terminan convirtiendo al pobre diablo en una suerte de policía paralelo que pretende establecer el reinado de un Bien que sólo él es capaz de entender.


Metáfora sobre la rampante ascensión del fascismo que no se reconoce a sí mismo como tal, la película de Wellington deviene una denuncia sobre la incomunicación, como en la buena época de Antonioni, pero también sobre la psicosis a lo Taxi driver, el síndrome del quijote que nadie había llamado. Porque de lo que nos habla Wellington es sobre esa línea de misérrimo pensamiento que pretende arreglarlo todo por la expeditiva vía de la violencia, sin comprender que el mundo es un puzzle sutilísimo en el que el Bien y el Mal, en sentido puro, no existen.


La película obtuvo el premio a la mejor fotografía en la Semana de Valladolid, lo que hace suponer que sus rivales debieron estar fotografiadas catastróficamente, porque ésta no es precisamente una joya en ese apartado. Los desconocidos actores están entonados, conformando así una obra no desdeñable aunque a ratos resulte un tanto pesada.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Amo los uniformes - by , Feb 23, 2016
2 / 5 stars
El Bien y el Mal