Película: Amor ciego

Los hermanos Farrelly parecen estar perdiendo fuelle en los últimos tiempos; tras la cima que alcanzaron con la ácida Algo pasa con Mary, su siguiente título, Yo, yo mismo e Irene, teniendo cosas interesantes, chocaba con la histérica gesticulación de Jim Carrey, tan divo como siempre; su penúltimo filme, Ósmosis Jones, fue un fracaso más que regular. Con este Amor ciego los hermanos más gamberros del cine actual parecen recuperar algo el pulso de su obra maestra, si bien no llegan, ni de lejos, a la corrosión y sano cachondeo de aquélla.


Un memo que no se come una rosca porque sólo se fija en las guapas (y él no ha sido precisamente agraciado por el dios Apolo...), es hipnotizado por un gurú que le convence de que la belleza exterior se corresponde con la interior; así, el pánfilo salido se enamora de una gorda foca pero estupenda chica, además de hija de su jefe; sólo él la ve como una sílfide, cuando es un armario con faldas.


La idea es curiosa, aunque no sea especialmente original; en el fondo no es sino una variante de La bella y la bestia, salvo que aquí no se sabe quién es la bella... Afortunadamente, el humor de grueso calibre y la sal gorda (a pesar del tema...) no abundan, sino que, en general, se basa más en las incongruencias del enamorado que cree besar a una ninfa cuando los demás lo ven morrearse con un cuarto de tonelada de carne humana.


Con algunos "golpes" buenos (ese beso de tornillo que le pega a la oronda y rubia criada cuando cree que es su opulenta amada, ese tanga de tamaño hipopótamo que no comprende cómo ha podido salir del cuerpo casi anoréxico de su chica...), la película no termina de encontrar su sitio, aunque su final feliz pero políticamente incorrecto le otorga un plus de interés que hay que tener en cuenta. Bien la generalmente sosita Gwyneth Paltrow, que aquí se presta a salir maquillada como si fuera ella, ella misma y dos más en un solo cuerpo.


 


Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Amor ciego - by , Feb 23, 2016
2 / 5 stars
Ellos las prefieren gordas...