Película: Año mariano

Tienen repetido hasta la saciedad los fautores de esta comedia, Karra Elejalde y Fernando Guillén Cuervo (que podían firmar como Karra & Cuervo) que Año mariano no es la continuación de Airbag: más les hubiera valido. Y no es porque la película de Juanma Bajo Ulloa fuera ninguna maravilla: tenía tantas insuficiencias, era tan previsible y aburrida, que no se entiende cómo fue el éxito taquillero del año en España. Pero al menos aquel filme tenía las hechuras, el oficio y la intuición visual de un director como Bajo Ulloa, un hombre con un mundo propio (polémico y discutible, ciertamente), expresado ya en filmes como Alas de mariposa y La madre muerta.


Pero en Año mariano desaparece el tono profesional y solvente de Bajo Ulloa y es reemplazado por las torpes maneras como directores de Karra y Cuervo, tratando de hilvanar un guión inconexo, en el que parece que lo único que interesa a los cineastas y guionistas es encadenar una serie de tópicos sobre la España de pandereta, desde la Guardia Civil más trasnochada a los caciques que pretenden dar el pelotazo, pasando por los clérigos corruptos y apegados al poder de turno.


Todo ello en una historia sobre supuestas apariciones celestiales propiciadas por un "colocón" de marihuana que sufre (o goza, según se vea) el protagonista, un Karra Elejalde bastante pasado de rosca.


Así las cosas, Año mariano dista mucho de dar en la diana, de producir (ya que estamos con términos católicos y también droguetas) fumata blanca, resultando más bien una fumata negra, una empanada mental de mucho cuidado, una idea que hubiera tenido cierta gracia en un corto, pero que en un largo resulta insoportablemente aburrida. Si las enseñanzas para el cine español de Airbag fueron éstas, apaga y vámonos...


 


Año mariano - by , Jun 16, 2016
0 / 5 stars
Fumata negra