Película: Ant-Man

Hasta dentro de los superhéroes hay clases: en el caso de Marvel, parece que Iron Man, Thor, Capitán América y Hulk son “first class”, y otros, como Ojo de Halcón, La Viuda Negra o este Ant-Man (u Hombre Hormiga, si españolizamos el título) son como de segunda división, no sé si porque son menos “cool” o porque tienen menos poderes (o menos pectorales, aunque en el caso de La Viuda Negra eso no sea estrictamente así…).

El caso es que en el paso de superhéroes Marvel del cómic a la gran pantalla ahora le ha tocado el turno a este personaje, también inventado en el papel por Stan Lee. No es Ant-Man un héroe especialmente agradecido: sus facultades vienen dadas por su indumentaria (“un viejo traje de motociclista”, dice con tino el protagonista cuando lo ve por primera vez) que le permite reducir instantáneamente su tamaño al de una hormiga, al tiempo que potencia su fuerza hasta extremos imposibles. Esa anatómica capacidad como de acordeón será, claro está, su mejor baza, acompañado con la posibilidad de usar una fuerza como de cíclope en un cuerpo no más grande que una chinche. Pero, qué quieren que les diga, es una habilidad algo ramplona (sí, ya sé que lo de volar por los edificios de Nueva York ayudándose de telas de araña no es precisamente una maravilla…), y la historia que se nos cuenta, con su Mad Doctor que busca el poder absoluto no es nueva tampoco precisamente.

El protagonista, un ladrón de cajas fuertes que acaba de salir de la cárcel y que no quiere reincidir para poder acceder a su pequeña hija, celosamente guardada por su madre y por su nuevo esposo, finalmente, abocado por la certeza de que nadie le va a dar trabajo legal, intenta un golpe que parece fácil, reventando una caja fuerte, pero las cosas a veces no son tal como parecen…

Peyton Reed, el director (que tiene nombre como de personaje de comedia de Oscar Wilde…), se dio a conocer internacionalmente con Abajo el amor (2003), vehículo a mayor gloria de una Renée Zellweger aún sin deformarse la cara. Después su carrera ha transitado prácticamente de forma monográfica por los terrenos de la comedia y el romance, así que no se entiende demasiado bien qué vio Marvel para encargarle la dirección de este producto en el que es fundamental el ritmo narrativo, los efectos especiales y las escenas de acción. Habrá que decir, sin embargo, que Reed se muestra competente en esos aspectos, si bien es cierto que su cine, también en este género fantástico, carece de personalidad, es más bien romo, como de pegaplanos.

Así las cosas, Ant-Man se queda en lo que parecía, un hermano menor de sus vigoréxicos hermanos mayores de Marvel. Ya puestos nos quedamos con la aparición de un Michael Douglas que parece repuesto de su grave enfermedad, presentándose aquí en pantalla en la primera parte del filme con un lifting cosa fina: cosas de los efectos digitales, que casi todo lo pueden. Del resto del reparto me quedo con Evangeline Lilly, que ya en El hobbit: La desolación de Smaug estaba estupenda, y con el villano que compone Corey Stoll, tan lejano de su papel protagonista de la serie televisiva The strain, de Guillermo del Toro.

Otra curiosidad: este Ant-Man como personaje de cómic nació de la pluma de Stan Lee en 1962, tres años antes de que Hanna & Barbera pusiera en la pequeña pantalla la serie de dibujos animados La Hormiga Atómica. ¿Quieren que les diga la verdad? Aunque el personaje de Hanna & Barbera sea posterior, y por tanto pueda considerarse una copia o variante deudora de Ant-Man, prefiero a aquella graciosa hormiga de color rojo y casco blanco (aunque en las televisiones de la época en España, que eran en blanco y negro, esos detalles no se podían apreciar) a este pamplinas disfrazado como de hombre bala…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

117'

Año de producción

Trailer

Ant-Man - by , Aug 06, 2015
2 / 5 stars
El increíble hombre (hormiga) menguante