Película: Asesinato en Febrero

Elías Querejeta consiguió el año pasado un notable éxito de crítica y en menor medida de taquilla con La espalda del mundo, documental dirigido por Javier Corcuera pero con guión suyo y de Fernando León de Aranoa. El productor vasco prosigue por esa valiosa senda con este Asesinato en Febrero, que concibió en el momento de enterarse de la alevosa muerte del diputado socialista Fernando Buesa y su escolta, el "ertzaina" Jorge Díez, en un atentado terrorista a principios del año 2000.


Con el fantasma del atentado que sobrevuela todo el filme (esas imágenes del suelo, con el sonido de pasos andando, que igual pueden ser de los asesinados en pos de su destino que de los asesinos), la nueva pelicula de Querejeta (aunque el director sea Eterio Ortega, la autoría querejetiana es evidente) presenta algunos titubeos en su comienzo, hasta encontrar su tono, el del drama personal de las familias de los asesinados, su íntimo desgranar de emociones, de sentimientos a flor de piel, sin que los autores se regodeen en ningún momento en ellos, buscando la dolorosa pero contenida comunicación de las sensaciones de sus parientes y amigos: la viuda de Buesa, la madre de Díez, transidas de dolor pero apabullantemente serenas en sus monólogos; los abuelos del joven "ertzaina", dos viejos al final de sus vidas, aparentemente tranquilos, realizando tareas banales, pero hundidos en el fondo de sus almas ante la tragedia sin nombre que les ha asaltado.


Pespunteando este relato de dolor puro, los autores intercalan el relato sombrío, calculador, abyectamente inhumano, de un cipayo etarra narrando los preparativos del atentado, la fría maquinaria necesaria para matar a dos hombres, para derramar sangre inocente. Ambas líneas, dolor y sangre, confluyen, con mecanismos de relojería de filme de intriga, hasta llegar al momento en el que Buesa y Díez, una tarde de febrero, fueron reventados por un coche-bomba.


No es Asesinato en Febrero un filme que roce la maestría como la citada La espalda del mundo, pero es una película lacerantemente necesaria que hay que ver; el problema vasco apenas aparece de forma directa, porque la referencia inmediata es el drama personal de las familias y los amigos; pero ese dolor no se produce de forma fortuita ni accidental: hay responsables, hay culpables, y todos sabemos quienes son.


 


Género

Nacionalidad

Duración

80'

Año de producción

Asesinato en Febrero - by , Oct 07, 2016
3 / 5 stars
El dolor y la sangre