Película: Atlantis, el imperio perdido

Definitivamente, la Casa del Ratón, en lo que se refiere a animación clásica, no atraviesa sus mejores momentos. La última gran película de dibujos animados de Disney fue El rey león, y de eso hace ocho años. Desde entonces los títulos que se han sucedido no han conseguido reeditar aquel éxito. Desde Pocahontas con su discurso filoindígena y personajes a cual más soso, al ternurista El jorobado de Notre Dame, en el que lo único llamativo eran los pezones en punta de Esmeralda y la lascivia apenas soterrada del cura Frolo, pasando por los insulsos Hércules y Tarzán, y el toque exótico de Mulan, supuestamente feminista pero donde al final era un macho el que sacaba las castañas del fuego, para terminar con la chorradita incaica de El emperador y sus locuras, el carrerón de Disney es de batacazo.


Atlantis, el Imperio perdido contaba con una baza de arranque interesante, al llevar a la pantalla uno de los mitos más atractivos de la antigüedad, la legendaria civilización de la Atlántida, hundida en un cataclismo hace miles de años. Pero sobre esa potable suerte argumental se ha trazado una aventura disparatada, con el clásico científico torpe, la tópica cuadrilla de "duros" con buen corazón, la hermosa de turno, que siendo Disney tiene que ser princesa o asimilada, y el malo, en este caso un mero mercenario, un villano por perras, lo más arrastrado en malvados que puede darse.


¿Dónde quedó la maldad químicamente pura de la Madrastra de Cenicienta y el imponente Yafar de Aladdin. Si la marca de estilo de Disney, además de la blandenguería de sus héroes era, sobre todo, la perfidia de sus malos, aquí ha perdido totalmente los papeles.


Los directores, los experimentados Trousdale y Wise (los mismos de El rey león) lo fían todo en una histérica narración, con un continuo ir y venir de personajes braceando, como si estuvieran afectados por el Mal de San Vito, con un veloz montaje que busca que el espectador no se dé cuenta de hasta qué punto la historia narrada está falta de pies y cabeza.


Los personajes repiten hasta la saciedad los gestos que ya son archiconocidos e incluso se parecen a otros roles disneyanos anteriores, como la princesa, que parece la hermana melliza de Pocahontas con un toque de Mulan.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Atlantis, el imperio perdido - by , Oct 14, 2016
1 / 5 stars
Disney en horas bajas