Película: Atrápame si puedes

Definitivamente, la comedia no es el género que mejor cuadra a las facultades (que son muchas, como es evidente) de Spielberg. Ya se pegó el costalazo padre cuando hizo 1941, y aunque esta vez la taquilla ha respondido más que aceptablemente (aunque al lado de sus "blockbusters" de la Saga Jurásica o de Indiana Jones, ciertamente, palidece), Atrápame si puedes confirma que Steven se mueve mucho mejor en la aventura químicamente pura (En busca del arca perdida, Tiburón), en el drama profundo, a ser posible con implicaciones sociales o políticas (El color púrpura, La lista de Schindler) o en la ciencia-ficción (Encuentros en la Tercera Fase, A.I. Inteligencia Artificial, Minority Report), siempre, por supuesto, con intencionalidad y temas "importantes".


Pero para la comedia hace falta una ligereza, una levedad de estilo, una sencillez de formas que no casa con la grandilocuencia y la cuasi paranoica búsqueda de La Verdad, con mayúsculas, que impregna prácticamente toda la carrera spielbergiana. Y que conste que Atrápame si puedes es una película resultona, a ratos muy agradable, con escenas espléndidas como el primer encuentro entre Abagnale (un jovenzuelo estafador, perito en timos y falsificaciones de toda laya) y su persecutor, un agente del FBI con los rasgos cada ve más gordezuelos de Tom Hanks.


Pero otros momentos prolijos en su resolución nos recuerda que Spielberg, tan apto para la narración, a menudo se complica la vida obsesionado por un tema recurrente, y entonces la hemos fastidiado; no se conforma con entretenernos con la vida real de este actual funcionario de la seguridad nacional que en otro tiempo fue un trilero de altos vuelos, un timador capaz de vender un helado en el Polo Norte o un polvorón en la sabana africana. Entonces, cuando se pone trascendente, la agilidad se torna pesadez, la chispa creativa se queda en desvaimiento, y el tono general desciende apreciablemente. Nos quedamos con este ladrón de guante blanco que, sin violencia alguna, trajo en jaque al sistema fiscal norteamericano durante un buen puñado de años.


Excelentes DiCaprio y Hanks; en este último es lo habitual, pero en el joven Leo nos sorprende, después de que, en sus primeros años, fuera una promesa espléndida, fagocitada después por el éxito desmesurado e inabarcable de Titanic.


 


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

140'

Año de producción

Atrápame si puedes - by , Jan 17, 2015
2 / 5 stars
El síndrome del Correcaminos