Película: Aullidos Hubo una época en la que, sobre todo en el cine de terror, la serie B (ya saben, esas películas de género, menores, realizadas sin estrellas, con presupuestos bajos, y que generalmente daban buen juego en los programas dobles de cines de barrio) produjo un puñado de cintas de interés, que han perdurado en el tiempo. Pero parece que eso ya pasó: cuando nos encontramos con algún producto realizado bajo esas premisas, los resultados distan de ser buenos. Este “Aullidos” (engañoso título que parece querer emparentarla con otra serie B de igual título en España, rodada hace un cuarto de siglo por Joe Dante, sin duda con bastante más tino) plantea la situación de un grupo de gente (en este caso joven, rijosa y con “esqueletos” familiares en el armario entre ellos, sobre todo entre dos hermanos, uno virtuoso, el otro un tarambana) que viaja a un lugar solitario, una antigua casa de la familia en una isla desértica, cerca de cuya morada se cerró un tiempo atrás un sospechoso campo de entrenamiento de perros. Cuando aparecen canes feroces y de inteligencia (¿) cuasi humana, producto de la previsible experimentación genética, el grupito se aterroriza.
Pudiera parecer la fábula de los tres cerditos (en este caso cinco, que tales son los acosados) con la escenografía de “American Pie”, pero tampoco llega a eso, porque, entre otras cosas, los revolcones sexuales que parecen augurarse en los primeros minutos se quedan en revolcones con los perros (y no hablamos de zoofilia…).
Nicholas Mastandrea, el director, tiene una larga carrera como director de segunda unidad o ayudante de realización, con frecuencia bajo las órdenes del gurú Wes Craven, al que la crítica actual parece haber entronizado como el no va más del terror moderno, cuando lo cierto es que es un artesano aplicado, y poco más. Craven apadrina a Mastandrea en su debú en la realización, en un producto de bajo presupuesto que abusa de los sustos, y en el que la creación de atmósferas y clímax se limita a continuas carreras de los jóvenes aterrorizados en pos de su casita (sí, talmente la de los cerditos del cuento…), mientras los feroces canes, más listos que Briján, les pisan los talones.
Para culminar el parecido con el cuento de los cerditos, hay una escena, risible de puro imposible (porque la historia está contada en clave realista; otra cosa es si lo estuviera en clave fantástica o surrealista, que también pudiera haber sido), en la que los cánidos, literalmente, destrozan a dentelladas la casita de los cerditos, digo de los pobres y (poco) rijosos chicos, que tendrán tiempo de arreglar sus problemillas familiares antes de la ¿inevitable? sorpresita final, a la que no pueden sustraerse, al parecer, los filmes supuestamente de terror, sean o no de baja estofa, desde la seminal “Carrie”, que por supuesto le daba sopas con onda a la legión de epígonos del sustito que le han salido a lo largo de estos últimos treinta años…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Aullidos - by , Aug 09, 2006
1 / 5 stars
¿Los tres cerditos en "American Pie"?