Película: Babadook

Todos conocemos algún caso de niño tirano con sus padres (y con cualesquiera que se ponga a tiro de su veleidoso capricho): son rigurosamente insoportables, hacen la vida imposible a cuantos le rodean y hacen invocar secretamente a San Herodes Bendito, patrón de los padres sufridores. Pues Babadook no es sino una parábola sobre esa figura ciertamente odiosa, elevada a la máxima potencia, agravada por problemas tales como la desaparición traumática del padre en accidente, justo cuando llevaba a la mujer al hospital para el parto del vástago, marcado éste de por vida por el hecho de no poder celebrar su cumpleaños porque, a la vez, es el aniversario de la muerte de su progenitor.

En ese contexto, la atribulada madre empieza a tener problemas porque su hijo, ese angelito, habla de presencias misteriosas y tiene tendencia a amedrentar a los demás niños con historias de terror, todo ello agravado poe la entrada en la casa de un libro infantil que habla del Babadook, una especie de Coco, que a partir de entonces convertirá la existencia de esta familia monoparental en (aún más) pesadillesca.

Babadook resulta ser una estimulante aportación al género de terror, en su variante de presencia demoníaca o tenebrosa, con curiosidades tales como los evidentes (y bien traídos) tributos a clásicos del género, entre los que destacan los destellos de la atmósfera agobiante que conseguía Roman Polanski con su Repulsión (lo que son palabras mayores), pero también la visualización del monstruo con recursos cinematográficos (las sombras típicas del expresionismo alemán) que busca el emparentamiento con otro clásico incontestable, el Nosferatu de Murnau.

Así las cosas, llama la atención gratamente que la actriz Jennifer Kent, en su primer largometraje como directora (antes había hecho algunos cortos y una TV-movie), muestre un notable dominio de la narración, de la gradación terrorífica, que no abuse de los típicos sustos que tan habituales son en el género hoy día, y que consiga producir genuinos escalofríos en el público jugando con las sombras y con la paranoia de una mujer desquiciada. Casi cabría plantearse hasta qué punto es realmente un filme de terror sobre una presencia maléfica y no sobre los efectos de una irritación al límite en una mujer desquiciada. En cualquier caso, el resultado es interesante, un terror que aporta frescura a un género demasiado acostumbrado en nuestro tiempo a buscar antes la repugnancia en el espectador que su auténtico, genuino canguelo.

Magnífica Essie Davis, la protagonista, poco conocida en Europa, aunque ha tenido papeles episódicos en filmes como Matrix reloaded, Matrix revolutions y Australia. También el pequeño Noah Wiseman borda su papel (lo que no sé si, en puridad, es un elogio…).


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

93'

Año de producción

Trailer

Babadook - by , Feb 01, 2015
3 / 5 stars
Parábola del niño insoportable