Película: Babylon Mathieu Kassovitz llamó la atención como director (como actor también tiene una carrera, aunque quizá su papel más brillante sea el de imagen de cierta marca de cosméticos…) en una película pequeña, El odio, que concitó unanimidad en los elogios, tantos como palos le llovieron después con su posterior Asesino(s). Ni la primera era tan buena, ni la segunda tan mala, pero ya se sabe como es el personal. Después hizo un “polar”, Los ríos de color púrpura, e inició una aventura en Estados Unidos con la endeble Gothica. Ahora insiste en el género, la ciencia ficción, y en el país de producción, con esta no precisamente mejor Babylon, versión al cine de lo que se puede considerar ya un clásico contemporáneo del género, Babylon babies, la novela de culto de Maurice Dantec. Kassovitz ha declarado no estar satisfecho con el producto, por las injerencias y múltiples cortapisas que le han puesto los productores. El problema es que no se puede hacer un filme de altísimo presupuesto con un tema que excede, con mucho, del cine de masas que se consume en el mundo. Ya le pasó a David Lynch y su Dune, que casi arruina (otra vez…) a Dino de Laurentiis. Y que conste que este Babylon no tiene, ni de lejos, la entidad de la grave versión que Lynch hizo del clásico de Frank Herbert. Babylon es una mezcla más bien imposible entre cine de acción & mamporros y cine entre metafísico y filosófico: en un mundo futuro que se adivina (aún) más catastrófico que el actual, un mercenario es encargado de llevar a una extraña chica desde el Este de Europa hasta Nueva York. En ese viaje iniciático el hombre entenderá que la chica es no sólo especial, sino extraordinaria, y que de ella puede depender el futuro de la Humanidad… Toda esta empanada con escenas de acción a tutiplén, y un final en plan mesiánico que resulta más bien estomagante, con irisaciones de la Nueva Carne y monerías similares… Tiene razón Kassovitz: su película, al menos la que nos ha sido dada ver, no tiene entidad, ni fuerza, ni auténtica potencia cinematográfica, por muchos dólares y efectos especiales llamativos que la pueblen. Seguramente no sabremos nunca como hubiera sido su película si la hubiera podido controlar, pero como podemos hablar de ciencia ficción pero no de cine-ficción, habrá que conformarse con esta más bien ampulosa versión, que parece por momentos intentar enmendar la plana a Matrix, con toda su parafernalia mística, e incluso a Blade runner, sobre todo en la escenografía de Nueva York, aunque aquí más que el mundo gótico y decadente que pintó Ridley Scott parece que estamos ante un cruce entre la Gran Manzana actual y Las Vegas… Da cierta pena ver a gente tan estupenda como Charlotte Rampling o Gerard Depardieu en papeles claramente inferiores a sus posibilidades: y es que el personal tiene la mala costumbre de comer todos los días…
Babylon - by , Oct 07, 2008
1 / 5 stars
Fallida antiutopía