Película: Bandidas

Algún crítico, al escribir sobre esta patochada titulada Bandidas, ha sacado a relucir el fantasma de ¡Viva María! de Louis Malle, rodada a mediados de los años sesenta, con dos estrellas de la época tan dispares como Brigitte Bardot y Jeanne Moreau. Hombre, hay dos mujeres, un contexto mexicano y un despiporre por parte de las bellas, pero de ahí a ver algún paralelismo…


En fin, mejor no mencionar a los muertos (Malle) o a los que no lo están, pero como si lo estuvieran (Bardot, Moreau), al menos a efectos del cine que no hacen (sí, ya sé que la gran “ojos-de-huevo” aún rueda de vez en cuando, pero no tiene nada que ver con su verdadera aportación al cine como arte en filmes como Jules et Jim o La novia vestía de negro).


Digo/decía, como digo/decía Umbral (esto parece un calambur…), que Bandidas es un engendrete cuya génesis no se puede entender si no es en función de sacar partido (vulgo pasta) de las bellas hispanas de turno, Cruz y Hayek, en el ya mentado contexto mexicano, que vende tanto allende “the borderline”, la frontera USA (sobre todo entre la multitudinaria minoría latina), aunque lo que no se entiende demasiado bien es: qué pinta aquí el director y productor francés Luc Besson, habitualmente entregado a otros menesteres de más calado, escribiendo para la ocasión un a modo de guión (por llamarlo de alguna forma); por qué puñetas le han dejado dirigir a un par de cineastas noruegos, Sandberg y Ronning, ambos sin experiencia en cine y con un conocimiento del “tex-mex” que no pasará de la enchilada del restaurante de su pueblo; y, “last but no least”, por qué Penélope Cruz se empeña en destruir en su carrera USA la ciertamente potable reputación que se ha sabido labrar con su filmografía en España…


¿Qué decir de una película en la que da vergüenza ajena la rivalidad entre las dos bellas por los besos que se dan con el galán más antierótico que el cine ha dado? ¿Qué decir de un guión plagado de lugares comunes, previsible hasta la extenuación, y con un villano de opereta al que, además de malo, me lo ponen más feo que Picio? ¿Dónde queda, entonces, la erótica del mal? Claro que a lo mejor la culpa la tengo yo, por dedicarle tanto tiempo y espacio a un filme que, como en cierta ocasión escribió reveladoramente mi colega Paco Llinás, sólo merece una palabra: ¡Socorro!


 


Género

Nacionalidad

Duración

96'

Año de producción

Bandidas - by , Sep 13, 2015
0 / 5 stars
¿Viva María?