Película: Brillante porvenir

Vicente Aranda debuta en la realización en 1964, en pleno desarrollismo franquista, cuando, una vez dejada atrás la penosa etapa de la primera postguerra, ministros tecnócratas como Laureano López Rodó han impulsado una política de expansionismo económico basado en obras públicas financiadas por los ingresos de divisas del turismo y la emigración. En cine se vive cierta etapa de levísimo aperturismo, con Fraga Iribarne en el Ministerio de Información y Turismo y García Escudero como Director General de Cinematografía; ese aperturismo hay que entenderlo, desde luego, más como la concreción de normas para el censor, antes inexistentes y sujetas por tanto a la más absoluta arbitrariedad, que como una auténtica liberalización. Pero al menos se sabía entonces a qué atenerse, aproximadamente, en el resbaladizo terreno de la censura.

Pudiera suponerse que Brillante porvenir, "opera prima" de Vicente Aranda (y de Román Gubern, que firmaría con él la película, aunque hoy se sabe que el único director real fue el autor de Los jinetes del alba), en aquella dura fecha de mediados de los sesenta, con la maquinaria franquista represora intacta, aún no tocada por los años de agonía del Dictador, no pudo desarrollar los elementos que conformarían con el paso del tiempo las temáticas preferidas del cineasta catalán, máxime cuando la trama cuasi neorrealista de la película no cuadraba demasiado bien con el posterior encauzamiento de las obsesiones arandianas. Sería una suposición incierta, porque, si se busca con la suficiente calma, se encontrarán, entre otros temas típicos de Vicente, sexo y crueldad, bien que en dosis inferiores al resto de la filmografía arandiana, y casi siempre de forma solapada. Aranda optará por exponer el sexo de forma casi anónima, por supuesto implícita pero evidente, sin ningún género de dudas.

Brillante porvenir es una película de tanteo, de búsqueda de caminos, lastrada además por la presencia del teórico Román Gubern en la correalización, por poco que éste aportara a ella. De todas formas, aparecen ya soterradas algunas de las obsesiones arandianas que conformarán el resto de su filmografía. Además, aparece por primera vez la figura del triángulo amoroso, incluso en dos versiones distintas, con individuos que se solapan entre sí. No está mal para como estaba el patio…


 


Género

Nacionalidad

Duración

93'

Año de producción

Brillante porvenir - by , Jun 15, 2015
2 / 5 stars
Los triangulitos