Película: Brutal Box Con frecuencia las buenas intenciones no bastan. De ellas dice el refranero español que está empedrado el infierno. Óscar Rojo, director de spots (entre ellos la famosa serie de anuncios de la Guía Campsa), debuta en el largometraje, en plan hombre orquesta (director, guionista, actor, productor), con un filme, Brutal Box, sobre la fascinación que siente el ser humano, en uno de esos recovecos oscuros del alma, por contemplar la violencia (no digamos si es real) en grado extremo, y la forma en que ello puede rentabilizarse económicamente. La idea es interesante, y también el “tour de force” del que parte: un hombre maduro, en paro, se corta un dedo en directo ante la audiencia de Internet como única forma de reclamar la atención del mundo, convirtiendo ese acto en el comienzo de una web con cientos de miles de visitas, con su correspondiente valor en términos de publicidad y, consecuentemente, de dinero.

Pero la  historia está contada con medios rudimentarios, lo cual en principio no tendría por qué ser negativo. El problema es cuando al cutrerío formal le acompaña la inanidad temática: pronto nos damos cuenta de que la historia narrada tiene más de ganga que de oro, que las tres o cuatro líneas argumentales que confluyen en la misma web de contenidos ultraviolentos son fútiles, sin más interés que ver en qué termina esta trama que finalmente, como era de prever, da una vuelta de tuerca que no se sostiene por el contenido del resto del metraje. Porque para hacer un fake, cuando se descubren las cartas, éstas han tenido que ser jugadas impecablemente; de otra forma no hay fake sino tomadura de pelo.

El tono cuasi amateur, tanto en fondo como en forma, no evita cierta reflexión de interés sobre el morbo del ser humano por ver a otros hombres y mujeres en situaciones de grave riesgo, o humillados, o golpeados. Es de lo poco estimulante de este filme que parte de una idea brillante, pero cuya plasmación en pantalla queda muy por debajo del nivel esperado e incluso esperable.

Óscar Rojo haría bien en volver a dirigir publicidad. Como director de largos de ficción, al menos en este primer empeño, demuestra acartonamiento y falta de ideas; como actor es desastroso, al mismo nivel del resto del elenco, ciertamente penoso. No pasa nada: todos no pueden ser Laurence Olivier ni Katharine Hepburn…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

84'

Año de producción

Trailer

Brutal Box - by , Oct 18, 2012
1 / 5 stars
El morbo del voyeur