Película: Calabuch Luis García Berlanga, tras sus tres primeros éxitos en la comedia satírica, solapadamente crítica con la administración franquista de la época, cuadros costumbristas perfectos de una sociedad cautiva, en filmes como Esa pareja feliz, Bienvenido, Mr. Marshall y Novio a la vista, cambia en 1956 el registro de su cine para hacer esta Calabuch, una fábula pacifista en la que un científico nuclear, uno de los adelantados en la investigación atómica, desaparece de su laboratorio y se refugia en un pequeño pueblecito, donde vivirá con los escasos y pintorescos habitantes, una especie de Brigadoon mediterráneo.

Eran tiempos en los que empezaban a crecer las protestas por la creciente polarización de los bloques militares, por los experimentos nucleares y sus devastadoras consecuencias mediatas e inmediatas. Curiosamente, el protagonista resultó ser, con el tiempo, una precognición de la figura de Andrei Sajarov, el sabio que se rebeló contra el poder que había contribuido a desvelar.

En esta primera coproducción de Berlanga destaca la música de Francesco Angelo Lavagnino, pero sobre todo un cuidado reparto, encabezado por el característico norteamericano Edmund Gwenn, junto a otros actores secundarios españoles que hicieron en las películas de Berlanga sus mejores papeles; es el caso de José Isbert,, el inolvidable protagonista de El verdugo o José Luis Ozores, un cómico desaprovechado por el cine español de la época. Entre la grey italiana, lo mejor es la hermosa Valentina Cortese, por aquel entonces una mujer de rompe y rasga.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Calabuch - by , Mar 12, 2011
3 / 5 stars
Prefigurando a Sajarov