Película: Capitán Phillips Paul Greengrass se ha convertido ya en un experto del cine de acción, pero con un estilo que para sí quisieran todos los peritos en este género. Es como si Scorsese se dedicara a rodar películas de Schwarzenegger (bueno, antes de ser Gobernator, se entiende: después ya sólo le ofrecen papeles de anciano, aunque aún dé sus buenos golpes…). Greengrass rodó dos de los episodios de la saga de Bourne, y, aunque al principio no terminaba de pillarle el tono, en El ultimátum de Bourne confirmaba que era un cineasta a seguir; con United 93 y Green Zone: Distrito Protegido terminó de refrendar sus galones como director exquisito dentro de un género que normalmente no entiende de excelencias sino de adrenalinas.

Capitán Phillips presenta una historia real, la de un barco de transporte de mercancía, el Maersk Alabama, que tiene que transitar por las aguas próximas a Somalia. El buque es atacado por los piratas somalíes (ya saben que Somalia es lo que ha dado en llamarse, con tétrica definición, un estado fallido), y el capitán, que da título al filme, intenta dar esquinazo a los bucaneros, lo que consigue en una primera instancia, aunque al día siguiente el mercancías será finalmente atrapado por los corsarios. En un riesgoso juego de inteligencias, el capitán y la tripulación habrán de intentar salir con vida de este peligroso envite.

Greengrass opta por el estilo que ya le ha dado fama, el de filmar con la cámara al hombro para dar mayor veracidad a lo narrado, si bien es cierto que, en su caso, y en contra de lo que ocurre con otros cineastas, se sigue perfectamente la acción: una cosa es rodar con la cámara al hombro, y otra cosa filmar como si no se tuviera criterio y se tratara sólo de aturdir, entontecer al espectador para que no sea capaz de seguir la acción. No es el caso de Greengrass, que ha conseguido ya un estado de auténtico virtuosismo en el arte de narrar escenas de acción de tal forma que se puedan seguir sin problema por parte del espectador.

Capitán Phillips se convierte, de esta forma, en un notable ejemplo de un género, el de acción, tan frecuentemente denostado por la ramplonería de sus planteamientos. Aquí se consigue un potente clima de tensión que prácticamente no desaparece durante todo el metraje del filme, gracias a una medida realización de Greengrass, pero también a un excelente montaje y a una interpretación muy apreciable de Tom Hanks, parece que ya recuperado para la actuación tras sus últimos filmes, en los que parecía llevar el piloto automático, y al neófito Barkhad Abdi, un joven somalí de rostro estragado que compone, desde la intuición, el personaje antagonista al capitán, un pirata tan peligroso como, en el fondo, vulnerable.

Por cierto que el mediano resultado conseguido en taquilla en Estados Unidos por el filme quizá haya estado relacionado con el hecho de que el protagonista no encaja en los cánones del valeroso héroe que el cine y la televisión yanquis han popularizado. Este héroe lo fue a base de intentar mantener la calma, asegurar la indemnidad física de sus hombres y procurar que el secuestro en ningún momento terminara (como finalmente ocurrió) como el rosario de la aurora. Un héroe discreto, entonces, sin metafóricas mallas, sin gestos de engolado, osado valor, pero sí con derrumbamiento final, cuando todo parece perdido: quizá no es eso lo que busca el público no muy formado que en los USA gusta de este tipo de cine, pero es lo que hay, o por mejor decir, es lo que fue, y en cualquier caso, será mucho más cercano a la realidad que esos héroes imposibles que el género pone en escena con demasiada frecuencia, donde parece que la taumaturgia es una de sus virtudes ineludibles, aunque sea tan improbable.

Por cierto que ese mismo año de 2009, cuando fue secuestrado el Maersk Alabama, también lo fue el pesquero vasco Alakrana, cuya peripecia fue llevada a la pequeña pantalla en 2010 por Mediaset España en una miniserie con el nombre del barco en su título. Así que por una vez podemos decir que le hemos ganado por la mano, en cuanto a temática, al cine yanqui… ¡Chúpate ésa!

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

134'

Año de producción

Trailer

Capitán Phillips - by , Oct 31, 2013
3 / 5 stars
El héroe discreto