Película: Carta de una desconocida

Max Ophüls, generalmente desconocido para los cinéfilos jóvenes, fue uno de los grandes directores europeos que tuvieron que emigrar a Estados Unidos como consecuencia de la barbarie nazi; como Fritz Lang, como Josef Von Sternberg, se exilió en Norteamérica y allí hizo su mejor cine, películas de plena madurez que hablaban siempre de amores, de relaciones entre hombres y mujeres, del difícil entendimiento entre los sexos.

Muerto todavía joven, a los 57 años, la última parte de su filmografía, que rodó en parte en Estados Unidos y después ya de regreso a Europa, raya en la excelsitud: de 1948 a 1955 rueda varias películas notabilísimas, desde esta Carta de una desconocida hasta su último filme, Lola Montes, pasando por La ronda, El placer y Madame de…

Carta a una desconocida es la quintaesencia del cine romántico adulto: Viena, a principios del siglo XX. Un famoso pianista recibe la carta de una mujer a la que no recuerda, con la que tuvo una relación diez años atrás. En esa misiva la dama le relata su existencia obsesionada por él, desde que, siendo una adolescente, le escuchó tocar el piano en su modesta vivienda vienesa, y cómo después llegaron a intimar…

Con la base literaria de la novela Brief einer unbekannten, de Stefan Zweig, y el sensible guión del gran Howard Koch (a vuela pluma, algunos de sus textos para el cine: La carta, El sargento York, Casablanca), Ophüls construye una delicadísima historia de amor fatalista, de amor que se sabe no correspondido, de amor que se sostiene en sí mismo, sin necesidad (aunque tanto favor le haría) de que el amado también le ame.

Deliciosamente clásica, con un ritmo perfecto y una bellísima fotografía en blanco y negro de Franz Planer (otro germánico que tuvo que emigrar a los USA en los años treinta), Carta de una desconocida se beneficia también de la sutil composición de una Joan Fontaine que durante los años cuarenta interpretó varios estimulantes personajes en filmes de romance y misterio, desde Rebeca y Sospecha, de Hitchcock, a Alma rebelde (la versión de la novela Jane Eyre que hizo Robert Stevenson con Orson Welles). Luis Jourdan pone su palmito: no en vano fue uno de los galanes europeos de moda que triunfaron en Estados Unidos durante los años cuarenta y cincuenta, en filmes como El proceso Paradine, de nuevo de Hitchcock, Madame Bovary, del gran Vincente Minnelli, o La mujer pirata, de Jacques Tourneur.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

86'

Año de producción

Carta de una desconocida - by , Jul 21, 2016
4 / 5 stars
Amor fatalista