Película: Charada Cuando la viuda de un ladrón llega a París para asistir al sepelio de su difunto esposo, conoce a un hombre maduro que se interesa por ella y por su marido. Pronto, sin embargo, otros se interesarán también por ella con motivos quizá menos confesables. Así comienza una comedia de enredo e intriga firmada por la mano maestra de Stanley Donen, un filme magistral en su trama y en su forma de desarrollarla. Ideada como un banal acertijo, como la charada que le da nombre, sin embargo se trata de un ejercicio de virtuosismo cinematográfico difícilmente igualable con tan escasos mimbres como aportaba un guión endeble, mejorado hasta el infinito por una realización modélica.
No fueron ajenos a este resultado los componentes de un distinguido elenco interpretativo, desde Cary Grant, en la cima de su carrera en su antepenúltima película, cuando dominaba todos los resortes de la interpretación, dramáticos, y cómicos, hasta Audrey Hepburn, la musa de toda una generación de jóvenes y maduros, la inolvidable protagonista de “Sabrina” y “Desayuno con diamantes”, pasando por característicos de la talla de Walter Matthau, más tarde uno de los actores preferidos de Billy Wilder, con quien hizo filmes como “Primera plana” o “Aquí un amigo”. La música extraordinaria y sumamente popular, es del afamado Henry Mancini, algunos de cuyos temas siguen siendo todavía patrimonio de la memoria auditiva del ser humano.
La filmografía de Stanley Donen está cuajada de títulos interesantes. Actor y bailarín en Broadway, comenzó su carrera como realizador nada menos que con “Un día en Nueva York”, un espléndido clásico del musical de Hollywood que revolucionó el género. Codirigió otras dos cintas con Gene Kelly, “Cantando bajo la lluvia”, considerada unanimemente como la obra maestra del género, y “Siempre hace buen tiempo”, un musical desasosegadamente melancólico. Ya en solitario facturó la impresionante “Siete novias para siete hermanos”, y después se pasó decididamente a la comedia, con filmes como “Bésalas por mí”. En los años sesenta demostró también su talento para el drama en filmes tan distintos como “Dos en la carretera”, con Albert Finney y Audrey Hepburn, y “La escalera”, con Richard Burton y Rex Harrison. Después tropezó en taquilla sucesivamente con productos imposibles, pero no carentes de interés: “El pequeño príncipe”, “Los aventureros de Lucky Lady”… que le llevaron al ostracismo.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

113'

Año de producción

Charada - by , May 26, 2006
4 / 5 stars
Virtuosismo cinematográfico