Película: Chitty Chitty Bang Bang

Tengo escrito que hubo una tendencia en el cine, durante los años sesenta, que buscaba “enderezar” (las comillas no son inocentes, por supuesto) el rumbo del mundo. Era un cine que partía de las ideas conservadoras de los años cincuenta que habían puesto patas arriba Elvis, Los Beatles, la Universidad de Berkeley y el movimiento hippie, entre otras figuras y acontecimientos históricos. A esa veta de cine que buscaba volver al cine antiguo pero actualizándolo pertenecerían filmes como Mary Poppins (1964) y Sonrisas y lágrimas (1965), entre otros, un cine que ensalzaba desde la amabilidad, con un punto de extravagancia, la familia tradicional y los valores “de toda la vida”. También Chitty Chitty Bang Bang pertenece a esa estirpe, la de un cine que intentaba contra toda esperanza (el viento de la Historia no puede ir para atrás) que las cosas volvieran a ser como lo habían sido siempre, aunque para ello hubiera que incurrir en algunas excentricidades.

Ese cine, quizá huelgue decirlo, se ve hoy (en pleno siglo XXI, cuando escribimos esta crítica) entre el escepticismo por planteamientos tan ñoños y la benevolencia por la ingenuidad de sus temas y tramas. Así las cosas, Chitty Chitty Bang Bang resulta una agradable adaptación de una novela de Ian Fleming, que tiene su lugar en la Historia del Cine por ser el autor de la serie del agente 007, James Bond, pero que en este caso cultivaba una faceta más fantástica y aventurera, más juvenil. El concurso del gran Roald Dahl en el guión aportó frescura e imaginación, con lo que el filme resultó ser todo un éxito. Ken Hugues, el director, fue un buen profesional británico que se desempeñó, y generalmente bien, en muy diversos géneros, desde el drama judicial en Los juicios de Oscar Wilde (1960), en la que intrépidamente, dadas las fechas en las que afrontó en cine el tema de la homosexualidad, narró las penalidades del famoso escritor irlandés por sus devaneos amorosos con un jovencito de la aristocracia de su tiempo. También histórico pero de muy distinto tono fue Cromwell (1970), sobre el político que estableció el único período republicano en Inglaterra, y más tarde haría Nueva moda en el crimen (1974), peculiar incursión en el thriller. En Chitty… aportó su buena mano para la puesta en escena, si bien es cierto que tampoco era lo que se dice un estilista, sino un correcto artesano.

La película, ambientada en las primeras décadas del siglo XX, nos trae las vicisitudes de un inventor, Caractacus Potts, sus dos hijos (chico y chica), y la hija del banquero de la ciudad, que traba relación con ellos, al principio algo accidentada. El inventor, experto en hacer cachivaches estrambóticos de escasa utilidad (algo así como el recordado Profesor Franz de Copenhague del TBO), restaura un coche que compra como chatarra y, ya de excursión con su prole y la que él no sabe aún que será su parienta, da en imaginar una historia con coches anfibios y voladores, monarquías absolutas con reyes ridículos, lacayos abominables y cazadores de niños con intenciones aviesas (hablamos de encerrarlos en mazmorras, no de otra cosa: la peli se rodó en los años sesenta, no sé si me explico…).

Chitty… es agradable, se beneficia del desparpajo de un Dick Van Dyke que sigo pensando fue desaprovechado por el cine, y sus canciones se han convertido en clásicos infantiles, aunque hoy ya sólo nos acordemos los niños que la vimos en pantalla grande.

Como curiosidad, aquí participaron buena parte de los profesionales que intervinieron en distintas películas de la serie 007: Ken Hugues, por ejemplo, codirigió Casino Royale (la antigua, la versión de 1966), Roald Dahl intervino en el guion de Sólo se vive dos veces (1967), Gert Fröbe, que es aquí el rey de opereta, fue el villano de Goldfinger (1964), Ian Fleming era, como queda dicho, el autor de las novelas, y Albert Broccoli, productor aquí, lo fue también de buena parte de las películas de Bond. También los artefactos extraños que inventa Caractacus Potts tienen cierta relación (aunque aquí sean mucho más estrafalarios e irreales) con los que el personaje de Q fabrica para el agente con licencia para matar…


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

144'

Año de producción

Chitty Chitty Bang Bang - by , Jan 11, 2017
2 / 5 stars
El inventor chiflado