Película: Churchill

El cine moderno está revisando la Segunda Guerra Mundial con nuevas e interesantes perspectivas, como han hecho recientemente Christopher Nolan en Dunkerque y Lone Scherfig en Su mejor historia, en ambos casos con miradas diversas sobre la retirada de la British Expeditionary Force (BEF) del continente, en un suceso que, siendo una derrota sin paliativos, sin embargo se convirtió en una victoria moral al conseguir devolver con vida a las Islas Británicas a un muy considerable número de soldados ingleses y franceses que se daban por perdidos.

En Churchill se presenta otro momento histórico relevante, incluso más importante, los días previos al Desembarco de Normandía, el famoso Día D que marcó el declive de la hegemonía nazi durante la Segunda Guerra Mundial y el comienzo del avance imparable de los aliados hacia Berlín. Pero en aquellos días previos, según la película, el entonces primer ministro británico, Winston Churchill, mantuvo una postura muy crítica con la llamada Operación Overload, que debía llevar, desde los puertos del sur de Gran Bretaña, una grandísima fuerza de combate a Francia. Según el relato del film, Churchill consideraría que la operación iba a ser un gran fracaso, una matanza como la que sufrió el ejército inglés en la batalla de Gallipoli, en Turquía, durante la Primera Guerra Mundial,  ejército inglés que él mismo comandaba y que le costó el puesto. El cuarto de millón de jóvenes británicos muertos en tierras otomanas, entonces, pesarían en el alma de Churchill y le impulsarían a intentar evitar un nuevo Gallipoli en las playas de Normandía.

Debe aclararse pronto que esa supuesta postura no está documentada, por lo que debemos entender el film, dentro de su carácter historicista, como una ficción con personajes reales: Churchill, pero también su mujer, Clementine, su principal apoyo en el Estado Mayor, el general Smuts, y los generales Ike Eisenhower (que años más tarde se convertiría en presidente de los Estados Unidos), jefe de las fuerzas aliadas, y Montgomery, coloquialmente llamado Monty, jefe de la British Army. Con todos ellos, y sobre los hechos reales de la preparación del Desembarco de Normandía, su ejecución, y el vibrante discurso (como todos: el primer ministro era hombre de oratoria extraordinaria) de Churchill, se enhebra esta película que ha contado en el guion con la autorizada mano de una historiadora, Alex Von Tunzelmann, que aquí ha combinado acertadamente historia y ficción, en su primer libreto para un largometraje; ciertamente no se le nota nada la bisoñez: estamos ante un trabajo sólido, intenso, bien construido, con diálogos muy brillantes y escenas de gran dramatismo.

El director, el australiano Jonathan Teplitzky, hace un trabajo interesante, jugando con los primeros planos para aumentar la intensidad de los días decisivos que hicieron volcar la fortuna hacia el lado de los aliados y, con ello, se pondría la pieza definitiva para acabar con el Tercer Reich, ese décimo anillo del infierno dantesco. Teplitzky es un hombre formado en la BBC, con esa elegancia innata de los realizadores de la gran televisión británica. Su trabajo es irreprochable: bien filmada, exquisitamente montada, otorga la preeminencia a los dos protagonistas, en especial un Brian Cox que hace una composición espléndida del primer ministro, tanto física como anímicamente, uno de los trabajos que, si hay justicia, debería estar entre los nominados a los Oscar en la ceremonia del año próximo. Pero es que el papel de Miranda Richardson como esposa de Churchill no se queda atrás, en un personaje ciertamente inolvidable.

En uno de los intensos diálogos entre los esposos Churchill, cuando el marido le pregunta qué será de él si traiciona sus principios, si deja de luchar por lo que cree, que es lo que ha hecho toda la vida, ella le dice que él será el hombre que nos sacó adelante. En el Reino Unido posterior al temeroso Chamberlain, sin duda, lo fue; incluso por encima de su labor como primer ministro, Churchill ganó la guerra con sus discursos, que tocaron tan hondamente la fibra del pueblo y le inyectaron la droga más poderosa jamás inventada: la esperanza.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Trailer

Churchill - by , Sep 10, 2017
3 / 5 stars
El hombre que nos sacó adelante