Película: Ciudad en celo Las cinematografías argentina y española continúan con su fructífero maridaje. Hace ya más de diez años que España y Argentina coproducen un buen número de filmes cada año, en una simbiosis ciertamente curiosa: generalmente, los argentinos ponen los artistas y los técnicos, además del paisaje y las historias, y los españoles la pasta. Así se ha conseguido un amplio ramillete de películas interesantes. Pero no todas lo son: esta "Ciudad en celo", por ejemplo, no es de las más brillantes. Habla sobre un tema universal, el amor, pero en un contexto de artificiosidad (a pesar de que su exposición es netamente realista, casi costumbrista) que no aporta nada a lo ya conocido. Un bar, tres maduros (supuestamente de la misma edad, aunque es evidente, por sus pintas, que se llevan bastantes años unos a otros: cosas de la esclavitud del guión y del creador de personajes, y de contar con actores para papeles pre-escritos, que no se adecuan a sus características), los tres machitos sin novia ni pareja, y cómo encontrarán sus medias naranjas, de forma supuestamente imprevista, aunque en todos los casos se ve a la legua cuál será para cada quién.
Que conste que no es ésta una película despreciable, ni mucho menos: el mero hecho de hablar de sentimientos ya es un punto a su favor, en un cine que cada día habla menos de emociones, y que en todo caso pretende provocarlas fácilmente. Pero es bastante irritante escuchar a estos tres memos, y a las hembras que los rodean, las pamemas de su edad, de su soledad y de sus amores, fugaces o no tanto. El guión, además, parece hecho a retazos, dando entrada a personajes prácticamente espectrales, como el del amigo suicidado, lo que da ocasión para que nos enteremos de que la única chica del grupo fue amante de varios de ellos.
El punto de surrealismo máximo se alcanza con la violencia que, supuestamente, existe en Buenos Aires, si es que hacemos caso a lo que aquí se nos cuenta: una mujer, adentrada en la cuarentena, será asaltada hasta tres veces: primero, por el que parece su última pareja; después, por un par de pelanas que la atracan; por último, en el robo con intimidación del bar (la más patética de las escenas, una pura parodia, sin pretenderlo, de la hermosa secuencia final de "Espartaco"). ¿Ese es el grado de inseguridad que se vive en la capital porteña? Pues será cosa de pensar en no ir...
El debutante Hernán Gaffet podría llegar a ser alguien en el cine si afina sus virtudes, que las tiene: la observación de la realidad, contar historias de gente próxima... pero también si elimina sus peores vicios: tendencia a justificarlo todo por las carambolas del azar, diálogos poco naturales, amontonamiento de temas en los guiones. También es cierto que no le ayuda mucho un elenco de actores de segunda división, lo que no es habitual, acostumbrados como estamos a la pléyade de intérpretes argentinos que nos hacen disfrutar desde hace años: Luppi, Darín, Vidarte, Aleandro, Sbaraglia, Alterio padre, Roth, Dumont, Picchio...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

104'

Año de producción

Ciudad en celo - by , May 16, 2007
2 / 5 stars
Un bar, tres maduros