Película: Cómicos Juan Antonio Barden fue, durante la década de los años 50, el impulsor de un cine de calidad y de connotaciones socio-políticas por entonces desconocidas en el cine español. Con “Esa pareja feliz”, codirigida por Berlanga, se considera que nace el moderno cine hispano, diferenciándose claramente del cine nacionalcatólico hasta entonces imperante. Otras películas suyas, como “Calle mayor”, “A la cinco de la tarde”, y sobre todo la magistral “Muerte de un ciclista”, suponen un certificado de garantía de este cineasta honesto que quiso cambiar España a través del cine. No lo consiguió, pero en algo contribuyó, sin duda.
“Cómicos” es otra de sus cintas más interesantes. De tono autobiográfico (sus padres fueron actores de teatro), narra las vicisitudes de una compañía teatral de gira por pueblos. Sus problemas, sus angustias, sus sentimientos, serán la base central de una historia hecha sobre seres humanos de carne y hueso, admirablemente contada y cantada por un cineasta que combinó magníficamente el lirismo con el testimonio social casi neorrealista. “Cómicos” ennoblece el cine hispano de la época, le da sentido y demuestra que no es cuestión de medios, sino de talento. Lástima que el de Bardem quedara sepultado durante décadas por rutinarios encargos, prácticamente toda su filmografía de los años sesenta y los setenta.
En el reparto, junto a la aportación francesa Christian Galvé, destaca la aparición de Fernando Rey, entonces ya una estrella de nuestro cine, y Emma Penella, convertida ya una actriz sobria y serena. Pero el mejor del reparto es, sin duda, Carlos Casaravilla, un actor secundario que brilló con luz propia en muchas producciones hispanas de la época, un hombre de carisma poderoso, de mirada vidriosa, hipnótica, que alcanzaría la cumbre precisamente con la obra maestra de Bardem, “Muerte de un ciclista”.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

89'

Año de producción

Cómicos - by , Apr 02, 2006
3 / 5 stars
Lirismo y testimonio social