Película: Confesiones de un hombre casado Un hombre de negocios en torno a los cuarenta años años, triunfador en la vida y en los negocios, sufre una crisis de identidad tras sentir que toda su vida carece de sentido. Cuando intenta romper con todo y emigrar con su familia a Europa, su mujer le descubre que sabe lo de su amante.
Con algunos ilustres antecedentes, como “El compromiso”, de Elia Kazan, o algunos no tan ilustres, pero al menos españoles, como “La campanada”, de Jaime Camino, el director Steve Gethers, especialista en películas para televisión, realizó en 1983 este drama familiar en el que se plantea la ruptura con todo lo establecido en torno a un hombre en apariencia triunfador, pero lleno de complejos, resentimientos y, sobre todo, con muchas ganas de vivir. Claro que Gethers no es Kazan, y lo que en “El compromiso” era contención, buen sentido, excelente pulso narrativo y absoluta clarividencia, en “Confesiones de un hombre casado” se queda en un quiero y no puedo, en un intento de pequeño calado de hablar sobre la crisis de la institución familiar, sus problemas, sus ventajas pero también sus insidias. Con todo el resultado es apreciable por la generosa dosis de buena voluntad puesta en el empeño.
La dirección de Steve Gethers busca la funcionalidad, sin empeñarse en hacerse notar, lo que siempre es agradable. Entre los protagonistas, prácticamente el único conocido es Robert Conrad, fundamentalmente por encarnar el papel principal de la mítica serie televisiva de western-ficción “Jim West”; a nivel carpetovetónico tuvo también relevancia al haber sido la pareja cinematográfica de la entonces adolescente Marisol en “La nueva cenicienta”, una de sus primeras películas “de niña a mujer”, valga la expresión eclesial. Conrad siempre nos pareció un actor más bien “cara de palo”, y en este algo elemental melodrama no contradijo esa percepción.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Confesiones de un hombre casado - by , Oct 06, 2006
2 / 5 stars
Romper con todo