Película: Confidencias A lo largo de más de treinta años, Luchino Visconti fue un nombre imprescindible en la cinematografía italiana de los años cuarenta a setenta. Algunas de sus películas tienen un lugar de honor en cualquier Historia del Cine. Títulos como Senso, Rocco y sus hermanos, El gatopardo, Muerte en Venecia y La caída de los dioses, suponen una obra coherente y rica en contenido. Visconti supo mezclar con sabiduría la elegancia de su origen aristocrático con su ideología izquierdista, en una síntesis que en otros podría haber sido explosiva.

Confidencias fue su penúltima película, y en ella se presagiaba ya la muerte del maestro, representado en el viejo profesor aislado en una vetusta mansión, en la que irrumpe un grupo de individuos de la “dolce vita”, cuya amoralidad representa para el anciano intelectual al mismo tiempo un factor de desprecio y de atracción. Filme ambiguo en su sensualidad apenas difuminada en el empaque clasicista de la mansión, paisaje único de la historia, la penúltima película de Visconti se convierte prácticamente en su obra-testamento, rodada desde una silla de ruedas, con unos personajes y una narrativa que se corresponden con los arquetipos viscontianos de su anterior filmografía.

Sin ser una obra maestra, Confidencias es una película penetrantemente lúcida, una formidable muestra del talento de Visconti. Al excelente regusto que deja la cinta no es ajena la espléndida fotografía de Pasqualino de Santis, un artista del color, ni la impresionante banda sonora de Franco Mannino, de indeleble sabor clásico. En cuanto a los actores, Burt Lancaster recrea con mesura y tacto el difícil papel del profesor, y Silvana Mangano y Helmut Berger componen acertadamente sus papeles de amorales; en el caso de este último parece que no debió esforzarse mucho, ésa es la verdad…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

120'

Año de producción

Confidencias - by , Jun 19, 2008
4 / 5 stars
El testamento de un maestro