Película: Copia certificada Tras varios años dedicado a la realización de documentales, Abbas Kiarostami, considerado el más importante de los cineastas iraníes vivos (y muertos), vuelve al cine de ficción con este interesante y ambiguo drama, Copia certificada, que tiene puntos de conexión con el rosselliniano Te querré siempre (en su título original Viaggio in Italia), aunque ciertamente el desarrollo es muy otro. Entre otras cosas, porque, como suele ocurrir en el cine del iraní, hay un gran espacio para la voluntaria impostura, o para la ambigüedad calculada, como ya ocurría en sus títulos anteriores, los señeros A través de los olivos, El sabor de las cerezas y El viento nos llevará.

Aquí el planteamiento, inicialmente, es el de un escritor inglés que llega a la Toscana y allí traba conocimiento con una galerista francesa afincada en la zona hace años. Ambos viajan a un pueblecito próximo, y en ese viaje, en un momento dado, son confundidos por la dependienta de un café con una pareja estable, un matrimonio. A partir de ahí, ambos jugarán con la posibilidad de que lo sean. ¿O es que realmente lo son, y hasta ese momento habían jugado la ficción de que no lo eran, el juego de los desconocidos en una pareja que se tambalea, para reavivar las brasas del deseo? No lo sabremos, y esa ignorancia aportará una mirada nueva a una relación que nunca conoceremos cuál es realmente.

Porque esa ambigüedad aportará una rara sensación, sobre todo cuando, tras un comienzo en el que parece perfectamente establecido que son dos desconocidos unidos por su interés por el arte, en un momento determinado parece justo lo contrario, que se trata de marido y mujer en un viaje a Italia, a la manera rosselliniana, intentando buscar la recuperación de la antigua complicidad amorosa. Desde esa perspectiva, los diálogos entre los esposos o desconocidos, sean lo que fueren, presentan una visión distinta, poliédrica, de un raro hipnotismo.

Porque los diálogos podrían ser los de cualquier pareja que lleve quince años juntos y haya perdido no ya la pasión inicial, sino incluso la empatía necesaria en cualquier matrimonio para convivir; todos conocemos parejas así, que se mantienen juntos por pura inercia, pero que estarían mejor por separado. O no, y ese es el planteamiento (abierto, como todo en Kiarostami) del cineasta iraní, cuyos diálogos presentan acercamientos y distanciamientos intermitentes entre los protagonistas, en un duelo de sentimientos enfrentados, de agravios subsumidos de años, de recelos y viejas cuentas. Y lo curioso es que a lo mejor todo es inventado, porque efectivamente son dos desconocidos que juegan a marido y mujer…

Es cierto que a ratos la historia resulta algo tediosa, sobre todo al comienzo, cuando parece que estamos asistiendo a un filme al uso, con lo que parece un incipiente romance entre dos adultos con intereses similares, hasta que Kiarostami, a partir de la determinante escena del café en el pueblecito, barre las convenciones argumentales y empieza a jugar con sus personajes (y con nosotros, el público), para lanzarnos preguntas. Que cada uno pueda contestarlas, o no, ya es otro tema.

Filme sobre la relación de pareja, pero también sobre el cine como ficción, cine que se mira a sí mismo, curiosamente sin mirarse, Copia certificada es una historia estimulante que no dejará a nadie indiferente. El plano final, un anticlímax muy kiarostaminiano, no ayudará precisamente a romper con esa indiferencia.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

106'

Año de producción

Trailer

Copia certificada - by , Nov 04, 2010
3 / 5 stars
Te querré siempre (o no)