Película: Cube 2. Hypercube

La película de Vincenzo Natali Cube (1997) se convirtió pronto en un filme de culto dentro de la ciencia ficción y terror. Planteaba una historia en la que varios personajes despertaban cada uno de ellos dentro de un cubo gigante y se iban encontrando conforme podían pasar de uno a otro de estos paralepípedos. Esta historia claustrofóbica causó notable impacto (en las medidas habituales de los filmes indies, se entiende) y produjo hasta dos continuaciones, esta Cube 2. Hypercube (2002) y Cube Zero (2004).

Lo cierto es que, pasada la inicial sorpresa sobre el original planteamiento del filme iniciático de Natali, esta segunda parte pierde mucho del interés de la primera, a pesar de que guionista y director juegan con otras posibilidades en los cubos que se interseccionan, distintas de las que aparecían en el primer episodio. Ahora se juega con conceptos tales como la ley de la gravedad, la velocidad del tiempo o los universos paralelos. Sobre todo, se juega con el concepto de hipercubo o teseracto, ese imaginario cubo de cuatro dimensiones, obviamente virtual, que permitiría un número infinito de existencias de las mismas personas. Por supuesto, entre los ocho personajes que habitan los cubos habrá de todo, desde el tipejo de diente retorcido que buscará únicamente su provecho y salvar su trasero, hasta el niñato insoportable, pasando por la minusválida que guarda un secreto o la anciana senil que también tiene trastienda. Por supuesto, todos tienen algún motivo para estar allí, todos tienen alguna relación con el secreto que se esconde en el hipercubo.

El filme se resiente, no obstante, de la falta de sorpresa, una vez amortizada ésta en la primera entrega, pero también de una pésima dirección de actores y de una endeble planificación por parte del director, el polaco (aunque haya hecho casi toda su carrera en Estados Unidos) Andrzej Sekula, prestigioso director de fotografía de las primeras películas de Tarantino (Reservoir dogs, Pulp Fiction) y de otras, como Oleanna o American Psycho. Sekula confirma sus dotes para la fotografía cinematográfica, que también firma, pero no así para la realización fílmica, en una película mediocre que podría haber dado mucho más de sí con una dirección más acertada.

Los intérpretes, ya sea por la pésima dirección de actores de Sekula, ya sea por su escaso talento, conforman un grupo actoral especialmente lamentable.

Un final tan críptico como cabía esperar (las intrigas endiabladas suelen tener resoluciones no acordes con los tinglados que han de rematar) culmina malamente lo que podría haber sido una más que digna continuación de uno de los filmes de culto de los años noventa.


Dirigida por

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Cube 2. Hypercube - by , Sep 01, 2015
2 / 5 stars
Teseracto