Película: El clan

Pablo Trapero es un interesante cineasta argentino que a España nos ha llegado intermitentemente. Se recuerda con agrado filmes como Mundo grúa y Carancho. El clan plantea una historia basada en hechos reales. En los estertores de la dictadura militar argentina de mediados de los años setenta hasta los primeros ochenta, uno de los agentes de los servicios de inteligencia de aquella nefasta etapa concibió continuar tras la llegada de la democracia con los secuestros de personas, sólo que esta vez, en lugar de por motivos políticos, para acabar violentamente con la disidencia, lo haría por puros motivos económicos, para cobrar sustanciosos rescates por personas de la plutocracia bonaerense.

Lo curioso de este agente es que era de los que, literalmente, “se llevaba el trabajo a casa”, y así, era en su hogar, en alguna habitación más o menos preparada “ad hoc”, donde recluía a los secuestrados, dándose la circunstancia de que mantenía una apariencia de normalidad, en una casa con todos los tópicos habidos y por haber, con sus hijos e hijas adolescentes peleándose por los temas banales por los que disputan a esas edades los hermanos de una familia, con sus comidas hablando de trivialidades, mientras al fondo, como en un eco apagado pero perceptible, el reo grita, o gime, o hace ambas cosas a la vez.

Quizá ese es el mayor mérito de este por lo demás interesante, a ratos escalofriante filme, la mezcla de cotidianidad de una familia vulgar con las trazas de un crimen horrendo, el mantenimiento en cautiverio de personas inocentes por las que pedir pingües rescates. Esa mixtura entre gente corriente sentada a la mesa, pidiéndole a la hermana que le pase la sal mientras al fondo alguien exhala ayes desde las entrañas produce una rara sensación de desasosiego. Como diría Hannah Arendt, estamos ante la banalidad del mal, ante esa suerte de normalidad, de rutina que corre pareja a la abyección, como si esa abyección no fuera excepcional sino que se encontrara en los mismos términos de una vida simple.

Por supuesto, se producirán encuentros y desencuentros en la familia, desde el adolescente que se fuga y se pierde para siempre, horrorizado por lo que sabe aunque se supone que no sabe, hasta las chicas que tienen atisbos más que sobrados de lo que ocurre pero prefieren mirar para otro lado, seguir con sus tonterías cuasi infantiles antes que plantearse seriamente qué son esos sordos gemidos, de dónde saca su padre para el tren de vida que se lleva en la casa, sobre qué sórdido, execrable negocio navega la economía familiar.

Filme finalmente estremecedor por el retrato sin ambages que hace del monstruo protagonista (fantástico Guillermo Francella, en una creación inolvidable), es también la historia de la bestialidad de un régimen dictatorial que consintió, mientras pudo hacerlo, que uno de los suyos campara a sus anchas por la delincuencia más vil, la que se sirve de contactos en la administración pública para sojuzgar, torturar, envilecer, humillar, finalmente matar, a quienes se supone que debía proteger.





Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Trailer

El clan - by , Nov 22, 2015
3 / 5 stars
La cotidianidad del criminal