Película: El destino de Nunik Estrenada en España en la inauguración de la edición de 2007 del llamado Sevilla Festival de Cine (sí, ya sé que es una denominación algo idiota para un certamen, pero qué le vamos a hacer: su contenido es bueno, aunque el nombre parezca concebido por Ed Wood…), esta El destino de Nunik resultó ser, como nos temíamos, una acartonada adaptación de la novela La casa de las alondras, de la escritora italiana de origen armenio Antonia Arslan. Sobre ese texto que recrea el genocidio armenio en la Turquía de 1915, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani realizan una muy académica, a fuer de pulcra, ilustración sobre un tema sin duda sangrante (en este caso literalmente sangrante…), pero lo hacen de tal forma que casi nunca convence. La puesta en escena es demasiado teatralizante, los actores están sobreactuados, la ambientación con frecuencia sabe a guardarropía añeja y polvorienta, y hay hasta un regusto por las escenas epatantes: decapitación, emasculación, violación, amputación.

Es cierto que algunas escenas llegan muy hondo, como la obligada, desoladora muerte del bebé a manos de su madre y su mejor amiga, en una escena devastadora, pero al conjunto le falta potencia, que los hermanos cineastas buscan infructuosamente en la impostación, en la declamación altisonante, en los sentimientos extremos carentes de sutileza. Puestos a reflejar el genocidio armenio, nos quedamos con la versión que del mismo dio en el año 2002 el canadiense Atom Egoyan en su notable Ararat.

A los hermanos Taviani, tan celebrados en los años setenta y ochenta del siglo pasado (Padre, patrón, La noche de San Lorenzo, Kaos), parece que se les pasó el arroz hace demasiado tiempo: desde Good morning, Babilonia, hace ahora veinte años, no han hecho un buen filme, y éste tampoco lo es. Otra cosa es que los turcos vuelvan a ser los malos de la película: en esto le está pasando al noble pueblo otomano lo que a los judíos, que todos los miran mal; la lista de agravios es larga: temido azote de los reinos cristianos durante la Edad Media y comienzos de la Moderna; culpables del genocidio armenio; no los quieren en Europa por islamistas, cuando son los más laicos, con diferencia, de todo el mundo musulmán; y además otros hacen películas sobre ellos en los que son más malos que la Bruja de Blancanieves. No, si la expresión “cabeza de turco” se acuñó por algo…

Género

Duración

122'

Año de producción

El destino de Nunik - by , Dec 29, 2007
1 / 5 stars
Cabeza de turco