Película: El ferroviario Tras la Segunda Guerra Mundial surge en Italia una forma de hacer cine que los historiadores dieron en llamar Neorrealismo, porque intentaba narrar historias en las que lo fundamental era su aproximación a la realidad, y generalmente la realidad era sórdida. El Neorrealismo marcó toda una generación de cineastas en Italia, e incluso en otras naciones de su entorno. Los nombres de Vittorio de Sica, Roberto Rossellini, Alberto Lattuada o el director de este “El ferroviario”, Pietro Germi, entre otros, están indisolublemente ligados a este movimiento.
Germi fue un hombre polifacético: no sólo dirigía películas, sino que escribía sus guiones y también los interpretaba. En “El ferroviario” desarrollaba todas estas actividades, descollando un interesante libreto, en el que se habla de las penalidades de un empleado del ferrocarril con una familia ligeramente esquizofrénica. El guión carga las tintas en los problemas de un hombre sin futuro, dándole cierto tinte social a su desgracia: el melodrama, un melodrama digno y sólido, está servido.
La puesta en escena de Pietro Germi se caracterizó siempre por estar al servicio de la historia a contar. También ocurre esto en “El ferroviario”, donde su pulso firme de narrador desaparece invisible bajo la propia narración. Los intérpretes, capitaneados por el propio director, están en línea con el habitual histrionismo de los dramas neorrealistas familiares italianos, lo que no quiere decir que su trabajo no sea de mérito. A destacar la aparición de una por entonces Sylva Koscina, que tanto daría que hablar años después en las revistas del corazón por sus tórridas relaciones con algunos de los divos masculinos del cine de los años sesenta. También figura entre los secundarios Carlo Giuffré, quien veinte años después se haría famoso en su tierra por sus incomestibles comedietas, primas hermanas de nuestras “landadas”.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

El ferroviario - by , Jun 13, 2006
3 / 5 stars
Un hombre sin futuro