Película: El gran cuaderno El cine sobre la Segunda Guerra Mundial sigue dando réditos. No tiene que ser con historias en las que el conflicto bélico esté en primera línea, sino que, como en este caso, es el paisaje de la película, influyente sin duda, pero no el personaje principal. Sí es cierto que su presencia de alguna forma determina el comportamiento de los protagonistas, dos chicos gemelos al comienzo de la adolescencia, cuya plácida existencia junto a sus padres se rompe en plena guerra al tener que trasladarse a vivir con su abuela, una vieja arpía que los odia en tanto que supuestos bastardos de la hija a la que tampoco quiere; otras virtudes que la adornan son una avaricia inmoderada, como de Harpagón, unas malas pulgas de record, una tendencia indisimulada a hacer daño físico y moral a cualquier cosa viva y pensante, y una desbordante antipatía que ejerce con empeño digno de mejor causa: una abuela modelo, vamos…

Los niños, bajo la insoportable presión de los malos tratos, mala comida, vejaciones continuas y otras humillaciones, tanto de la vieja bruja como del resto de los tarados paletos del pueblo, se conjuran para endurecerse, física y emocionalmente, y que nada de todo aquello le afecte. Su adiestramiento en esa tarea será de tal magnitud y tendrá tanto éxito que perderán por el camino los sentimientos, las emociones, la capacidad para amar, la capacidad para perdonar, la capacidad para apiadarse de los demás: una perfecta escuela de encanallamiento que viene a recordarnos que, en el período de formación de los niños, su sometimiento a una atmósfera irrespirable emotiva, familiar, alimenticia, incluso laboral, puede llevar a la creación de monstruos que no saben distinguir el bien del mal, la venganza de la justicia, la muerte de la vida.

János Szász es un guionista y director húngaro que tiene ya cierta carrera; su cine no se ha visto en España en explotación comercial, pero este El gran cuaderno lo revela como un competente narrador y como un estimulante creador de atmósferas, que en algunos momentos recuerda a algunos célebres cuentos dickensianos, en especial Oliver Twist, sólo que aquí el pequeño inocente, duplicado en dos seres exactamente iguales, terminan fagocitando la maldad intrínseca del Fagin de turno, para la ocasión la bruja a la que llaman, demasiado consideradamente, abuela.

Filme duro en su planteamiento y en su desenlace, parece decirnos que no hay esperanza si no somos capaces de criar a nuestros hijos en un ambiente que les permita hacer acopio del mejor arsenal del ser humano para la incruenta guerra de la vida: amar, ser felices, respetar, solidarizarse, entregarse, vivir…

Dirigida por

Género

Duración

109'

Año de producción

Trailer

El gran cuaderno - by , May 08, 2014
3 / 5 stars
Escuela de encanallamiento