Película: El hombre de una tierra salvaje Richard Harris protagonizó en 1970 una película, Un hombre llamado caballo, que obtendría un gran éxito popular, hasta el punto de que conocería hasta dos secuelas, la última de ella rodada nada menos que con capital español. Aquel filme de Elliot Silverstein convertiría a Harris, de la noche a la mañana, en un actor muy cotizado, pero también lo encasilló en un tipo de papeles del que no supo después apartarse. De hecho, esta película, El hombre de una tierra salvaje, tiene un tono no muy lejano al de aquella que le encumbrara.

Dirige Richard C. Sarafian, un cineasta norteamericano de origen armenio, como su apellido delata bien a las claras. Sarafian no es un director brillante, pero sí un buen profesional. En El hombre de una tierra salvaje aparece esa profesionalidad en una realización inteligente, bien conducida, que consigue llevar a buen puerto un argumento algo corto. Un trampero es abandonado por sus compañeros en plena montaña, cuando creen que ha resultado muerto por un oso; el hombre, herido, sólo vivirá desde entonces para vengarse de sus compañeros. Hay en la película dos temas interesantes: por un lado, el deseo humano de supervivencia contra toda esperanza, un ansia de vivir que puede con todo, incluso con la muerte. Por otra parte, la también, humanísima venganza, pero tratada con tacto, sin hacer del protagonista un ser sanguinario sediento de sangre. Además de Harris, en el reparto aparece un siempre sobresaliente John Huston, y los paisajes naturales del Norte de América ponen el resto.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

101'

Año de producción

El hombre de una tierra salvaje - by , Sep 04, 2006
2 / 5 stars
Supervivencia y venganza