Película: El pasajero clandestino

El pasajero clandestino fue el tercer largometraje de ficción de Agustí Villaronga, el cineasta descubierto en 1985 con aquella irregular pero sin duda estimulante Tras el cristal, que supuso la revelación de un director muy personal, con un universo morboso y alucinado que sólo sería parcialmente revalidado en su posterior El niño de la luna. El fracaso comercial de ésta, tal vez no justificado, motivó en parte el ostracismo de Villaronga durante siete años.

Su nueva película, en la que la voz cantante la lleva la productora Massa D’Or y, secundariamente, la Tornasol de Gerardo Herrero, es una adaptación de la novela de Georges Simenon, con una trama de alguna forma policíaca (como la mayor parte de la obra del escritor belga, aunque su literatura negra tuviera con frecuencia unas connotaciones muy distintas a las de este género), con el heredero de una inmensa fortuna que no sabe que lo es, dos hombres que sí lo saben y lo buscan, maquinando aprovecharse del desconocimiento del nuevo rico, todo ello en un escenario de crímenes y exotismos tahitianos. No es, ciertamente, la temática que mejor cuadra al microcosmos villaronguiano, mucho más inclinado hacia las zonas oscuras del ser humano antes que a tramas de carácter policíaco. Pero no sería justo despachar este filme como un simple encargo (aparte de que lo fuera, ciertamente): El pasajero clandestino, dentro de sus insuficiencias, presenta una extraña atmósfera de sensualidad y morbosidad (realzada tal vez por el lujuriante –e incluso lujurioso-- escenario natural en que se rodó, la mismísima Tahití) que recuerda, en algunos aspectos, los mejores momentos de Tras el cristal, y, desde luego, ofrece una factura absolutamente impecable.

Entre los intérpretes destaca Simon Callow, en aquellos momentos muy en boga tras el éxito de Cuatro bodas y un funeral, en el que tenía un papel muy vistoso. También aparece Mercè Pons, una de las actrices catalanas más interesantes de su generación, lamentablemente desaprovechada por el cine.

La película de Villaronga no tuvo una buena acogida de público, tal vez como era de esperar: a estas alturas es difícil convencer al espectador de que acuda a una sala de cine a ver un filme de tono “negro” que se aparta de los trillados senderos habituales de este género para adentrarse en cuestiones tales como la condición humana, el afán por medrar, el azar como elemento cotidiano de la vida.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

96'

Año de producción

El pasajero clandestino - by , Jan 12, 2015
2 / 5 stars
Simenon según Villaronga