Película: El velo pintado Sobre la novela de Somerset Maugham ya se hizo en los años treinta una versión, con Garbo al frente como mascarón de proa, siendo ésa seguramente su virtud más reconocida. Esta nueva versión que hacen ahora conjuntamente Estados Unidos y China es, lógicamente, más proclive a poner el acento (aparte de en la dramática historia romántica que conforma su trama esencial) en las fricciones entre los británicos ocupantes de parte del gigante asiático en los años veinte, y el propio pueblo chino y, sobre todo, los nacionalistas del Kuomintang, el partido de Chiang Kai-shek, padre de la China independiente. No deja de ser curioso que la China Roja (hoy menos roja, rosácea diríamos) y Popular (esto sí que sí, como decía el anuncio: más que nada por los mil cuatrocientos millones y pico que la pueblan) hable en positivo del partido, el citado Kuomintang, que fuera el enemigo a batir allá en la década de los años cuarenta del siglo XX. En fin, se ve que el tiempo todo lo tamiza…

El velo pintado, en su versión del siglo XXI, es un robusto melodrama romántico, bien narrado por el poco conocido John Curran, que revela buen pulso para este tipo de historias de desamores y enamoramientos posteriores, de adulterios y relaciones maritales que, más que frías, se pueden calificar de gélidas, en un paisaje convulso, el de un pueblo chino asolado por el cólera. Es cierto que hay algunos desfallecimientos en el ritmo, pero no son importantes; también es verdad que a veces al guionista se le va la olla, y la verosimilitud deja un tanto que desear. Tampoco las escenas de masas, con la turbamulta nacionalista acosando a la pánfila occidental, son un dechado de virtudes cinematográficas. Pero, a pesar de esos evidentes defectos, la película funciona adecuadamente en su primigenio desamor y posterior enamoramiento en la adversidad, con su evanescente tono colonial que recuerda ese tipo de cine “british”, con un toque BBC, a pesar de que entre las nacionalidades productoras no esté el Reino Unido.

Es cierto que a algunos personajes se les podría haber sacado más partido: ese extraño delegado del gobierno inglés –por su aspecto físico enteramente un nieto putativo de Peter Lorre-- , esa madre superiora –una Diana Rigg que pobló los sueños húmedos de toda una generación en los años sesenta, con su turbador papel de la serie televisiva Los vengadores, ahora una venerable, irreconocible anciana--; pero el conjunto es convincente, una traumática historia de amor a su pesar, en el marco de una sociedad, la china de los años veinte, que barruntaba ya los drásticos cambios políticos, sociales, económicos, que harían de ese país, antaño flagelado y sojuzgado por otros, la potencia emergente que hogaño es.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

125'

Año de producción

El velo pintado - by , Mar 18, 2007
3 / 5 stars
El amor en los tiempos del cólera