Película: En la flor de la vida A veces las sinopsis ofrecidas por las distribuidoras llaman a engaño. Esta En la flor de la vida, por el resumen argumental ofrecido, parecía una variante del éxito francés del 2011, Intocable, la historia de un hombre parapléjico al que su encuentro con su envés, un hombre negro de pavoroso pasado e ignoto futuro, tras una primera tanda de desencuentros, le conducirá hasta una situación si no de felicidad, sí de asunción de sus problemas y encarar los mismos con otra perspectiva mucho más positiva.

Aquí parecía que el tema iba por ahí, con presentador de televisión ya talludito al que un accidente doméstico de su padre octogenario hace que ambos tengan que convivir forzadamente en casa del primero, siendo el segundo tirando a insoportable. Pero después, una vez que se ve la película, se aprecia que, si bien hay algo de esto, tampoco la sangre llega al río y el tema principal (hay otros, aunque sean colaterales) es otro, la fascinación que una chica de origen esloveno, que cuida al viejo (al más viejo, queremos decir), ejercerá sobre ambos, padre e hijo, una fascinación que resulta platónica (los dos viejos no están precisamente para otras historias, aunque el más joven mantenga aún una vida sexual activa, según comprobamos en alguna escena del filme), actuando como catalizador de sus existencias: el más joven comprenderá que tiene mucho que vivir, pero quizá no en su trabajo de siempre, con las tensiones y ruindades de las televisiones, y el viejo afrontará el último recodo del camino (en un momento dado dice de él mismo que es “un esqueleto de jabalí acechado por buitres”) con otra perspectiva, serena y tranquila, asumiendo que el tiempo que le queda deberá intentar vivirlo sin inhibiciones, también sin amarguras.

Comedia que a ratos parece drama, aunque sin tragedias, En la flor de la vida contiene otras historias: las zancadillas de los medios profesionales, en este caso la televisión de primer nivel; las historias de pícaros en las que, según la película, parecen expertos los inmigrantes del Este de Europa; los celos profesionales… Una varianda que encaja entre sí con cierta facilidad, con una dirección sin subrayados de Nick Quinn, cineasta de amplia experiencia en documentales y cortos, pero sin tablas en largometrajes de ficción, a pesar de lo cual el resultado es plausible.

Buen trabajo de los dos actores protagonistas, un Pierre Arditi que ha hecho de todo en el cine francés, y que ha sido durante mucho tiempo uno de los actores fetiche de Alain Resnais, y Jean-Pierre Marielle, ese viejo sabio que empezó a hacer cine hace casi sesenta años… Aunque lo cierto es que el descubrimiento es Julie Ferrier, que compone desde la dulzura el papel de esta francesa de origen esloveno que conseguirá lo imposible, que el viejo se atenga a razones y que el (menos) viejo se enamore también de ella, aunque sea sólo en ese terreno en el que Platón es maestro (y no estamos hablando de hacer guarraditas en La caverna…).





Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

83'

Año de producción

Trailer

En la flor de la vida - by , Jan 02, 2014
2 / 5 stars
Un esqueleto de jabalí acechado por buitres