Película: Fearless (Sin miedo) El cine de artes marciales orientales conoció su mejor época, desde el punto de vista popular, en los años setenta, en el tiempo en que Bruce Lee y después sus epígonos hicieron, desde Hong Kong, cientos de espantosas cintas pero que tenían su atractivo en los estratos menos formados de la sociedad. Con el tiempo, autores como el taiwanés Ang Lee, con Tigre y dragón, y el chino continental Zhang Yimou, con Hero y La casa de las dagas voladoras, han dignificado este en otro tiempo subgénero de cine de barrio; le han aportado sustancia, temas dramáticos, grandes amores románticos y elevados sentimientos e ideas. De ahí nace un nuevo cine de chinos, que ahora (vueltas que da la vida) es degustado con placer por las “elites” intelectuales. Bien es cierto que, a veces, se encuentra uno con ejemplares como este Fearless (Sin miedo), que parece el eslabón perdido entre aquel cine espeso y grosero de Bruce Lee “et alii” (qué poco cuadra este latinajo cuando se habla de chinos…) y el exquisito estilismo de los filmes de artes marciales de Ang Lee y Yimou.

Porque la nueva película de Ronny Yu (entre sus créditos está La novia de Chucky, así que nos podíamos temer lo peor) participa de ambas cualidades: por un lado, es mala con ganas, con una historia que recuerda aquellos infectos productos hongkoneses de los años setenta y ochenta, en los que el acartonamiento de los actores sólo era superado por la miseria de los decorados y la nulidad del guión y los diálogos; sin embargo, aquí sí que se ha contado con una costeada producción y unos magníficos efectos especiales, amén de la ya inevitable (pero tan agradable visualmente hablando) coreografía de los luchadores que, apoyados por efectos escenográficos de última generación, parecen desafiar las leyes de la física, saltando y casi volando.

Pero en este caso esa escenografía deslumbrante sólo oculta parcialmente la inanidad de la historia, la de un gran luchador que no supo descubrir a tiempo su falta de humanidad, y cómo se redimió de sus faltas. Eso sí: el acartonamiento de los actores, su falta de talento (empezando por el protagonista, el popular Jet Li, tan ágil de cuerpo como estólido de rostro) sí que los emparenta con aquellos neandertales de la recua de epígonos del gran Bruce Lee… Ya que estamos hablando del eslabón perdido, se puede decir que hemos encontrado al homínido de Atapuerca (claro que en este caso será “Atapuelca”…).

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Fearless (Sin miedo) - by , Jun 08, 2006
1 / 5 stars
El eslabón perdido