Película: Flamenco, flamenco

Carlos Saura rodó hace ahora quince años Flamenco, un precioso (y preciosista, es cierto) acercamiento al fenómeno del flamenco, con una pléyade de figuras de este arte como Mario Maya, Joaquín Cortés, Rocío Jurado, Matilde Coral, La Paquera de Jerez, Merche Esmeralda, Fernanda de Utrera, María Pagés y Enrique Morente, entre otros muchos. Fue un acontecimiento en la época, que recogió en hora y media lo más granado del flamenco finisecular. Ahora Saura, tres lustros después, ensaya una nueva mirada hacia el mismo fenómeno, renovando en su casi totalidad el elenco artístico, y presentando nuevos valores ya consolidados que están refrescando un arte que no puede quedarse estancado, porque como sabemos, el estancamiento es la muerte.


Son ahora otras estrellas emergentes, como el gran Miguel Poveda o el bailaor Israel Galván (en la anterior versión también presente, pero dentro del cuerpo de baile de Mario Maya, en tránsito que recuerda el mito del paso de corista a “prima donna”) los que recogen el testigo y protagonizan este bello espectáculo musical que es Flamenco, flamenco, donde brilla, como en la primera parte de lo que ya se puede considerar un díptico sobre lo jondo, la luz del director de fotografía Vittorio Storaro y la clase fílmica de Carlos Saura.


Se van sucediendo los distintos palos flamencos, de las alegrías a la soleá, de la bulería a los tangos, y van desfilando los artistas en hermosos números, casi todos ellos bailables, porque parece evidente que cine y baile flamenco se quieren, aunque no está tan claro que ocurra lo mismo con los emparejamientos del cine con el cante y la guitarra.


Son, en efecto, los números bailables los que más destacan, los más espectaculares; me quedaría con el hermoso dueto que interpretan Poveda al cante y Eva la Yerbabuena al baile, ambos bajo una inmisericorde (y artificial, obviously) lluvia dentro del plató, un prodigio estético y un lujo para los ojos y los oídos. También alcanzan notable altura bailes como el del mentado Israel Galván o de la consagrada Sara Baras. En el cante, además de un sobrecogedor Poveda con el único acompañamiento del sonido de los nudillos sobre una mesa, me quedaría con la voz espléndida de Estrella Morente.


Cine musical a la vez que documento cinematográfico, la película tiene el valor de filmar (con el estilo que sólo un maestro de la talla de Saura es capaz de conferir) a una nueva generación de artistas jondos; bueno, no tan nueva: algunos, como Paco de Lucía o Manolo Sanlúcar, aparecieron también en la anterior entrega del díptico; los relevos generacionales también han de contar con artistas que entreguen el testigo.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Trailer

Flamenco, flamenco - by , Jul 07, 2015
3 / 5 stars
Quince años después