Película: Garbo: el espía Dice el proverbio español que Dios escribe derecho con renglones torcidos: a ver si no cómo se explica que un humilde conserje catalán tuviera un papel principalísimo en la resolución de la Segunda Guerra Mundial a favor de los aliados. Este documental narra de forma amena y muy cinematográfica los avatares de este hombre, de nombre Juan Pujol García, quien a principios de los años cuarenta concibió convertirse en espía británico para luchar contra el régimen de Hitler; rechazado en primera instancia por el MI5 británico, decide entonces intentar introducirse en su homólogo alemán, el temible Abwehr, con la idea de, posteriormente, postularse como agente doble para los ingleses; la artimaña surte efecto, y el antiguo conserje de hotel comienza a labrarse una reputación entre sus supuestos jefes nazis, a base de desinformación que consensuaba con sus verdaderos mentores británicos. El crecimiento del prestigio de Pujol (cuyo nombre clave en el Abwehr era Arabal, y Garbo en el MI5) pronto le llevaría a ser la pieza clave para despistar al alto mando de la Wehrmacht, el poderosísimo ejército nazi, haciendo creer al Tercer Reich que el decisivo desembarco de los aliados en Francia tendría lugar en Calais, en lugar de Normandía, como realmente estaba previsto y ocurrió.
La increíble historia de este pelanas que, sin embargo, nos salvó el culo al resto del mundo, está narrada por el productor Edmon Roch (que para la ocasión se viste con las galas del director) de forma peculiar, insertando escenas de películas clásicas que, de alguna forma, remiten a lo que se nos está contando de la peliculera vida de Garbo/Arabal/Pujol. La técnica, aunque no novedosa, sí resulta muy efectiva, refrescando el habitual tono entre científico y ensayístico de los documentales biográficos al uso, incluyendo planos y fragmentos de escenas de ficción que aportan una sutil perspectiva distinta de lo que se nos narra.
“Garbo: el espía”, además, no abusa de los testimonios hablados, a pesar de que los aportados por Nigel West, el periodista e investigador que encontró la pista de Pujol, son muy sabrosos y amenos. La azarosa vida del doble espía tras el final de la conflagración bélica serviría para hacer otra película, pero también se encuentra en ésta. Desde luego, no es de extrañar que grandes cineastas de Hollywood se hayan interesado en llevar a la pantalla, en un largometraje de ficción, la fascinante figura de este metafórico encantador de serpientes, que fue capaz de engañar a gente de colmillo tan retorcido como el Almirante Canaris, jefe del Abwehr, o a las temibles SS de Himmler.
Roch avanza entonces en los nuevos senderos por los que el documental en España transita desde hace ya años, buscando innovadoras formas de expresión para el género que en otro tiempo fuera el súmmum del academicismo. Desde luego, la vida de Garbo, o de Arabal, o de Juan Pujol, es una vida de héroe de las que tanto gustan al cine norteamericano; quizá si no ha sido llevada a la pantalla aún por Hollywood no sea por otra cosa que por el hecho, acaso fútil, de que al protagonista de todo esto, en vez de nacer en Chicago o en Detroit, le dio por nacer en Barcelona…


Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

89'

Año de producción

Garbo: el espía - by , Mar 29, 2010
3 / 5 stars
El conserje que salvó el mundo