Película: Generación robada

Phillip Noyce se hizo un nombre en el cine gracias a aquel hábil producto de intriga que fue Calma total, thriller que, además de un notable suspense, aportaba al cine occidental la primera presencia relevante de una actriz como Nicole Kidman. Pero aquel éxito le facilitó el ingreso en el cine industrial de Hollywood, donde se adocenó producto tras producto, a cual más inane, a cual más impersonal: Juego de patriotas, Sliver, Peligro inminente, El santo, El coleccionista de huesos...


Así las cosas, que recientemente haya hecho una adaptación del clásico de Graham Greene El americano impasible y, sobre todo, que haya vuelto a su tierra natal para hacer esta Generación robada, parece indicar que quiere dar un giro a su carrera, apostando no tanto por un cine meramente comercial como por otro que, sin renunciar a obtener dividendos en taquilla, diga algo más.


Lo cierto es que el cine, entre sus muchas capacidades, también tiene la de denuncia de atrocidades como la que se cuenta aquí, una abominación desconocida en el resto del mundo occidental (reconozco que yo no tenía ni idea), pero que emparenta a los gobiernos australianos de buena parte del siglo XX (al menos hasta 1970) con el nazismo puro y duro de la Alemania de Hitler; vean, si no, lo que denuncia este filme que narra un hecho totalmente verídico: en la década de los años treinta, el gobierno australiano llevaba a cabo un aberrante plan para "limpiar" la sangre de los mestizos entre blancos y aborígenes, recluyéndolos en campos cuasi de concentración, y "tutelando" (ya sé que el verbo es un sarcasmo en este caso) a esos indígenas, de tal forma que el Estado, a través de un denominado "protector" (mejor que no les protegiera tanto...), era dueño de su vida y haciendas.


Esta asqueante política racista se vio burlada por tres niñas que, en 1931, recorrieron 1.500 kilómetros, a lo largo de más de dos meses, despistando a cuantos perseguidores eran enviados en su busca. Lamentablemente, aquel suceso no hizo caer la venda a una sociedad hipócrita que miraba a los aborígenes australianos (que vivían en aquellas tierras miles de años antes de que llegara el capitán Cook) como infra-hombres, y que pretendía "depurar" su sangre por alquimias más propias del doctor Mengele que de un país sensato y cabal.


Ésa es la mejor baza de este filme, a la vista de que Noyce no es precisamente un prodigio de sensibilidad, o que quizá tantos años manufacturando clínex en formato cine han producido en él un efecto de entontecimiento que ahora no le resulta fácil eliminar. Película pequeña, sin grandes valores artísticos pero sí de denuncia, vale ya lo suficiente por eso como para recomendar su visión.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Generación robada - by , May 25, 2015
2 / 5 stars
Abominación desconocida