Película: Gomorra

Cuando se estrenó esta película se dio mucha publicidad al hecho de que Roberto Saviano, autor de la novela en la que se basa el filme, vivía amenazado por la Camorra por haber publicado secretos de esta siniestra organización mafiosa de Nápoles y Caserta, auténtico origen, junto a la siciliana Cosa Nostra, de la Mafia italoamericana, ésa que el cine de Hollywood ha popularizado “ad nauseam”. Pero, a la vista de la película, uno se pregunta: ¿y esto es todo? ¿qué tremendos secretos se revelan aquí, que no sepamos ya? ¿que la Camorra es una organización criminal que estafa, extorsiona, chantajea, asesina? Pues vaya descubrimiento…


Así las cosas, lo de la amenaza a Saviano suena más bien a campaña publicitaria. No digo que no esté supuestamente amenazado, sino que a la película le ha venido de perlas para propalar que hay en ella lo que no hay.


Dicho esto, habrá que decir que Gomorra (inciso: siempre he dicho que en el famoso díptico bíblico Sodoma y Gomorra, la segunda de estas corruptas ciudades siempre era la pariente pobre; la primera dio nombre incluso a una práctica sexual, la sodomía, pero la segunda, ¿qué aporta a la historia del ser humano, más allá de ser el remoquete de Sodoma? Bueno, pues por fin ya es algo por sí misma, aunque sea una variante nominal de la Camorra…), Gomorra, digo/decía (Umbral, “per semper”), es un interesante thriller contado a través de cinco historias que, alguna vez, se entrecruzan: un probo y oscuro contable cuya actividad es pagar a los familiares de los encarcelados que pertenecen a un clan dominante; dos adolescentes carajotes que se creen Robert de Niro en Taxi driver y no cesan de pisar callos que mejor estarían intocados, hasta que se le hinchan las gónadas (vulgo huevos) al capitoste de turno; un veinteañero de sólida formación universitaria que comienza a colaborar con un empresario de dudosa reputación, enfangado en el vidrioso sector del reciclado de productos tóxicos; un preadolescente fascinado por las vidas de los jóvenes de su barrio, pringados ya en la pequeña delincuencia al servicio del clan mafioso de turno; un sastre que vende sus buenos oficios a empresarios chinos y será enfilado por la Camorra por sabotear los secretos de su oficio.


Todas estas historias componen un mosaico curioso; algunas de las historias son más superficiales, como la de los adolescentes imbéciles, que parecen estar pregonando que les metan una bala entre ceja y ceja, por mamarrachos; otras tienen más entidad, como la del púber que se siente escindido entre la normalidad de una familia al uso, con el afecto que tiene a sus vecinos, y el envite al que es sometido para que entre a formar parte del entramado criminal con una vesánica traición.


Otros segmentos, como el del contable o el sastre, tienen menos interés, y presentan tal vez perspectivas menos conocidas (el rutinario trabajo administrativo y artesanal en el vientre de la bestia) de la Camorra. El conjunto no carece de interés, aunque es verdad que el director, Matteo Garrone, tiene cierta tendencia al subrayado que no es muy cinematográfico. Así las cosas, Gomorra es una aportación interesante al cine de mafias, pero ni de lejos cuenta nada que no sepamos ya.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

128'

Año de producción

Gomorra - by , Sep 18, 2016
2 / 5 stars
¿Y esto es todo?