Película: Good vibrations Esta película se pudo ver en la Sección Oficial del Sevilla Festival de Cine Europeo 2012 (SEFF’12).

En un momento determinado de la película, el actor que interpreta al verídico personaje Terri Hooley, recuerda una frase que le decía su padre, un socialista inquebrantable pero sin éxito alguno (doce veces concurrió a las urnas, y las doce se quedó a dos velas), cuando le recordaba que lo importante era estar “en el lado de los ángeles”. Efectivamente, el protagonista, y concretamente el personaje al que biografía este filme, debió quedarse en el lado de los ángeles; lo malo es que éstos, como es bien sabido, no tienen necesidades mortales, y tanto él como su mujer, su hija y sus escasos amigos, cometieron el pequeño error de estar hechos de carne y hueso…

He aquí una historia portentosa, al menos desde el punto de vista del biopic de este pequeño productor que, si hemos de creer lo que nos cuenta el filme, convulsionó la industria musical inglesa e irlandesa de los años setenta con su tienda de discos y, sobre todo, con su sello musical, el Good Vibrations del título de la película. Bien es verdad que esa convulsión debió ser a una escala no muy grande, pues el mismo filme, en los títulos finales, reconoce que jamás ninguna de las canciones editadas por este sello entró en los 40 Principales británicos, lo que viene a ser lo más parecido a la inanidad.

Así las cosas, parece que lo realmente relevante en este irlandés tuerto, con ojo de cristal y a veces con la impresión de tener un tornillo flojo, fue su visión, nada desdeñable, de que en el paisaje dantesco del Ulster de los años setenta y ochenta, con una guerra civil no declarada entre las dos comunidades que habitan Irlanda del Norte, católicos y republicanos, por un lado, y protestantes y monárquicos por otro, pudiera existir espacio para que jóvenes veinteañeros expresaran la alegría de vivir sin preguntarse si eran de una religión u otra, solo preocupados por el color chillón que imprimir a sus pelos o por la letra de la última canción que habían compuesto.

Quizá haya que quedarse con eso; porque si el biografiado no fue precisamente Berry Gordy, ni mucho menos, y su vida personal fue desastrosa, destrozando con su anárquica forma de vivir a su familia, tampoco parece que sea como para ponerle un altar.

Los directores, los desconocidos Lisa Barros D’Sa y Glenn Leyburn, que trabajan siempre juntos, hacen un trabajo solvente y apreciable, sacando partido de una historia que quizá no daba mucho más de sí, y que interesará, y acaso mucho, a los melómanos, rama punki, pero bastante menos al resto de los mortales.

Género

Nacionalidad

Duración

103'

Año de producción

Good vibrations - by , Nov 03, 2012
2 / 5 stars
El lado de los ángeles