Película: Gravity Alfonso Cuarón se confirma como un sólido valor del cine de Hollywood; aporta creatividad a un cine generalmente estandarizado; introduce temas innovadores donde habitualmente hay repetición y redundancia; exuda humanidad donde con tanta frecuencia lo que hay es plastificación y artificiosidad.

No es de extrañar que, con las cualidades que ha demostrado en filmes como La princesita, Harry Potter y el Prisionero de Azkaban y, sobre todo, en la magnífica, casi salvífica Hijos de los hombres, Warner le haya entregado prácticamente las llaves de la casa y le haya permitido afrontar este proyecto con un presupuesto de cien millones de dólares, a pesar de que el tema, de entrada, podía parecer anticomercial: ahí es nada, noventa minutos ambientados en el espacio, allá donde las naves y las estaciones terrícolas giran en órbita alrededor de la Tierra, con largos planos en los que, teóricamente, no sucede casi nada.

Pero habrá que creer que aún hay en Hollywood gente que se arriesga a pegarse una costalada en proyectos como éste, que sin embargo, a la vista de las primeras noticias sobre su recibimiento en taquilla, parece estar funcionando muy bien. Y ciertamente es lógico, porque Gravity combina con acierto dos parámetros que no por ser diferentes tienen que ser antitéticos: la espectacularidad (esa lluvia de meteoritos que acribilla periódicamente las estaciones espaciales; esa sobrehumana lucha por la supervivencia; esos vistosos efectos especiales y visuales, perfectamente imbricados en la historia, a su servicio y no al revés, como suele ocurrir con tanta frecuencia) y la calidad (esa belleza espacial que deja en suspenso, con la Tierra siempre al fondo, el hermoso, melancólico planeta azul que con tanto esfuerzo estamos consiguiendo destruir; la soledad de la astronauta, alguien flotando en la inmensidad del espacio que se siente, sin embargo, tan sola dentro de su traje, que podría convertirse para ella en un ataúd inesperado, improvisado).

El plano secuencia inicial sobrecoge por la meticulosidad, el perfecto engranaje de todos los elementos e intérpretes, convirtiéndose enseguida en una espléndida tarjeta de visita que prefigura que no estamos ante la típica batallita descerebrada tan habitual de Hollywood, sino que aquí hay que saborear, no zampar; degustar, no deglutir; paladear, no tragar.

Formalmente exquisita, quizá el final (inevitable tal vez en un proyecto de esta envergadura: el espectador parece reclamar que a su salida de la sala, o cuando cierra la pantalla con el ratón, le quede en la boca un regusto amable, sin la acidez del fin que, en estos casos, hubiera sido más probable) resulte menos verosímil y esté pensado más para la galería.

Sin esa postrera renuncia al verismo, Gravity sería una apabullante obra maestra del cine comercial moderno. Aún así, es tan buena que reconforta que temas que pudieran parecer veneno para la taquilla, tratados con rigor, imaginación, profesionalidad y buen hacer, tengan tan excelente acogida.

Hollywood siempre fue tierra de acogida de talentos foráneos: desde Charles Chaplin a Fritz Lang, de Josef Von Sternberg a Alfred Hitchcock, entre tantos maestros, dotaron en el tiempo clásico a la Meca del Cine del momento creativo más importante que probablemente haya existido nunca, ni volverá a existir, en el llamado Séptimo Arte. Reconforta también que ahora no sólo sea una pléyade de cineastas europeos, como lo fue en el pasado, la que renueva, vigoriza, reanima el cine USA, sino que directores mexicanos, como Cuarón o Guillermo del Toro, aporten también su mirada diferente y enriquezcan un cine que no puede, no debe anquilosarse.

Chapó para Sandra Bullock, que tiene fama de actriz flojita, pero que aquí está soberbia, en un papel tan complicado, al tener que actuar en la mayor parte de la película prácticamente consigo misma, sin interactuar con otros intérpretes. Ya se le vieron detalles de buena actriz en Historia de un crimen y The blind side. Un sueño posible, pero aquí confirma que, cuando quiere, puede ser muy buena…

Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Trailer

Gravity - by , Oct 10, 2013
4 / 5 stars
La Tierra siempre al fondo