Película: Huida hacia Birmania El cineasta Allan Dwan fue, durante bastantes años, el patriarca de Hollywood. “Huída hacia Birmania” es un filme de aventuras exóticas, ambientado supuestamente (se rodó, como casi todo por aquella época, en estudios) en los paradisíacos paisajes del sudeste asiático. Cuenta la vida de una joven que ha heredado una plantación de té en Oriente. Los problemas se le multiplican a la muchacha, pero sabe vencerlos con coraje, hasta que un peligro superior la acecha, cuando un perseguido por la justicia busca cobijo en sus posesiones.
Dwan fue un hombre que dominaba con soltura todos los géneros. A lo largo de cincuenta años de profesión como realizador (empezó en 1911, nada menos, en los balbuceos de lo que sería el arte por antonomasia del siglo XX) fue capaz de contar cualquier cosa que fuera mínimamente creíble. En ese sentido, “Huída hacia Birmania” se beneficia del buen hacer de su director, y es una crónica verosímil de la voluntad de una mujer por salir adelante en una situación adversa. Cinematográficamente hablando, es una obra muy correcta, puesta en escena con oficio y buen pulso narrativo, muy entretenida.
La pareja protagonista de “Huída hacia Birmania” tenía una química especial. Ella, Barbara Stanwyck, era la actriz ideal para dar vida a la esforzada propietaria que debe luchar con todo y contra todos para triunfar. Él, Robert Ryan, era un duro que dejaba ver que tras la máscara de hierro había un rostro humano surcado de ternura.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

87'

Año de producción

Huida hacia Birmania - by , Oct 19, 2006
2 / 5 stars
Elogio de la voluntad