Película: In the loop Armando Iannucci, a pesar del nombre y el apellido, que parecería más apropiado para un siciliano, resulta que nació en Escocia, nada menos, aunque con obvias raíces italianas. Se ha labrado una carrera importante en el Reino Unido, en el seno de la BBC (lo que son palabras mayores hablando de televisión, como es sabido), generalmente en series y programas de comedia, con ese humor corrosivo que, seguramente, nadie hace mejor que los británicos, con ese punto intermedio entre la flema y la grosería pura y dura.
“In the loop” parte de una situación supuestamente ficticia, aunque no es difícil entrever en su “macguffin” (la búsqueda de excusas para justificar la invasión de un país por parte del Dúo Dinámico, a la sazón Estados Unidos y el Reino Unido) el contexto de la invasión de Irak en 2003, cuando se dijo por activa y por pasiva que se trataba de una guerra “defensiva”, por aquello de las letales armas de destrucción masiva que supuestamente poseía Sadam Hussein, y que después resultaron poco menos que pistolitas de agua.
Con ese telón de fondo, asistimos a una fuerte refriega entre los “halcones” y “palomas”, tanto de la Administración USA (no es difícil reconocer en el ficticio Secretario de Defensa yanqui al tan real y belicoso Donald Rumsfeld, probablemente el auténtico mentor de la invasión de Irak, ya que, como es sabido, George W. Bush tenía menos seso que un mosquito) como de la británica (con un asesor del primer ministro que no acertamos a identificar con ningún miembro del gobierno de Blair de la época, pero que, interpretado por un magnífico Peter Capaldi, se constituye enseguida en uno de los personajes más fascinantemente repulsivos de la película –y los hay tela de chocantes…). Un pobre diablo, a la sazón ministro de Cooperación Internacional, meterá la pata en una rueda de prensa sobre la postura del gobierno sobre la supuesta guerra, y ello le convertirá en centro y eje de las conspiraciones que los defensores de la invasión y los contrarios a ella urden para llevarse el gato al agua.
Con diálogos chispeantes, típicos de la sátira feroz que tan bien cultivan en la BBC, Iannucci no deja títere con cabeza: ni los “halcones”, pintados como marrajos sin entrañas (hombre, muy lejanos no deben estar…), a los “palomas”, que a veces parecen estar fumados de puro buenismo.
Divertida casi siempre, “In the loop” tiene un problema en la explicación de su trama, muy enrevesada y con muchos recovecos, desde luego adecuados a su tema, que no es otro que la lucha por el poder (decidir una guerra no deja de ser una forma de poder), pero que para un público medio puede hacer que se pierda en un tiovivo de personajes y cargos, a pesar de que, muy puntillosamente, se nos presenta a todos y cada uno de los roles de esta, por lo demás, interesante propuesta, que acaba como el rosario de la aurora.
Hombre, lo del ministro pusilánime al que bronquea casi hasta el conserje del ministerio parece un tanto exagerado, pero está claro que Iannucci no está haciendo un filme realista, sino una parodia, quizá una caricatura, y ahí casi todo es posible: hasta que un ministro, cualquier ministro, sea un panoli que no tenga capacidad ni para dirigir la comunidad de vecinos de su bloque…

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

107'

Año de producción

In the loop - by , Dec 06, 2009
2 / 5 stars
Diplomacia poco diplomática