Película: Kon-Tiki

Tradicionalmente las grandes gestas de aventureros no suelen tener suerte en su plasmación en cine. Véase el caso de Edmund Hillary, el primer hombre (junto al sherpa Tensing Norgay, del que generalmente no se acuerda nadie) en coronar el Everest, o el de Roald Amundsen, que comandó sendas expediciones a los Polos Sur y Norte, expediciones con las que llegaría por primera vez el ser humano a ambos (helados) puntos geográficos. Quizá uno de los pocos casos de aventurero o visionario que ha sido bien plasmado en la gran pantalla fuera el de Charles Lindbergh, el aviador que cruzó el Océano Atlántico, cuya azarosa hazaña reflejó Billy Wilder en El héroe solitario (1957), cuyo título original, The spirit of Saint Louis, remitía al nombre del precario aeroplano en el que este héroe (después martirizado padre por la pérdida violenta de su hijo, y también vilipendiado por sus coqueteos con el nazismo) realizó su proeza.

Pero ya decimos que no es habitual que la épica de los grandes visionarios tenga una adecuada representación en la pantalla grande o pequeña, así que esta Kon-Tiki es una agradable sorpresa. En ella se nos cuenta la vida y milagros (en este caso casi literalmente: lo realizado colinda con el prodigio) del explorador y científico noruego Thor Heyerdahl, un hombre obsesionado desde su juventud con la idea de demostrar que las islas de la Polinesia pudieron ser colonizadas por indígenas de Sudamérica, en incursiones realizadas por estos hace mil quinientos años.

Existe un documental rodado en la propia aventura, titulado muy apropiadamente Kon-Tiki. El documental (1950), que ganó el Oscar de su categoría, pero ahora este nuevo filme se viste con los ropajes que permite la ficción histórica, y juega con conceptos tales como tensión argumental, gradación de suspense y conflicto en las relaciones humanas, cosas generalmente ajenas a los documentales.

Aunque la primera parte del filme adolece de cierta sosería, mientras vemos como Heyerdahl se interesa primero por lo que con el tiempo sería la gran aventura de su vida y consigue la financiación correspondiente, lo que es la propia peripecia sobre la balsa en la que recorrieron más de cuatro mil millas marinas alcanza un tono muy superior al de esa primera parte. Vemos entonces los conflictos entre los seis hombres que componían la expedición y el miedo atávico ante los escualos que constantemente rondaban la precaria embarcación, como si adivinaran que sobre esos frágiles troncos había comida como para hartarse; los directores no omiten (y hacen bien: cine es también suspense, como bien sabemos) la sensación de inminente peligro que para los expedicionarios suponía no sólo los merodeadores con aleta sino también la impresión de que los troncos se iban empapando de agua y, con ello, era cuestión de tiempo que la embarcación se hundiera.


Un final pleno de emoción del intrincado viaje, en el que Heyerdahl se da cuenta de la magnitud de su hazaña, pero también de los gravísimos problemas que ha sorteado, y de un conflicto final, familiar, no previsto (o, en su fuero interno, sí), culminan un filme irregular por la descompensación entre su primera y segunda parte, pero en conjunto una obra más que interesante, que además da carta de naturaleza actual a la épica de ese visionario indomable que fue Thor Heyerdahl, justo héroe de las generaciones de los años cuarenta y cincuenta.

Los directores, Ronning y Sandberg, que siempre trabajan juntos, como Pili y Mili o Zipi y Zape, demuestran que desde que hicieron Bandidas (2006) han mejorado considerablemente. Menos mal, porque aquel fue un bodrio infumable. En cuanto a los actores, me quedo con Pal Sverre Hagen, que compone un muy ajustado Heyerdahl, el hombre que dejó de lado todo (y cuando decimos todo, es todo, también la familia) para atender a su obsesiva, visionaria mirada sobre el mundo.

La película estuvo nominada al Oscar y al Globo de Oro, y ganó cuatro de los nueve Premios Amanda (los Oscar noruegos) a los que estuvo nominada, entre otros muchos premios.


Género

Duración

118'

Año de producción

Kon-Tiki - by , Sep 13, 2015
3 / 5 stars
La épica del visionario