Película: La ciencia del sueño De Michel Gondry vimos hace un par de años “Olvídate de mí” (ver crítica en CRITICALIA), probablemente su película más conocida, un curioso, extravagante disparate surrealista que más debía a su guionista, Charlie Kauffman, que a este francés afincado en USA desde hace años. Ahora Gondry vuelve a su tierra natal para perpetrar este curioso experimento, un filme sobre un chico medio francés, medio mexicano (pero que lo mejor que habla es el inglés, cosas de la “lingua franca”) que viaja a París para trabajar en una empresa dedicada al diseño de calendarios, aunque finalmente lo ponen a hacer tareas burocráticas. Conoce a una vecina de dientes feúchos, algo desgarbada y desgalichada, por la que en un principio no sentirá nada pero que, como una carga de profundidad, irá haciendo su trabajo en el corazón del pánfilo cuate. A todo esto asistimos a escenas oníricas que se entrecruzan con las reales, al tener el protagonista un problema de no diferenciación del sueño con la realidad. Esos sueños están cargados de tintes naïf, como de cuento de niños, con deliciosas animaciones de un estilo rústico más que peculiar, que a la postre confiere a este singular filme su característico aspecto.
Gondry habla aquí de amor, claro, pero no sólo de amor, o no sólo de amor en la forma que estamos acostumbrados: habla de galanteos extraños (ser vecino de la amada y simular que se vive fuera del edificio donde vive ella; asaltar el domicilio de la futura novia para dar vida, por mecanismos alambicados y fantasiosos, a un delicioso pony de peluche…); habla también de la dificultad de discernir entre sueño y realidad, y cómo, con tanta frecuencia, optaríamos por vivir en un mundo de sueños si ello fuera posible. Habla también de experimentación: ese estudio de televisión imaginario en el que el protagonista reconstruye oníricamente su vida, con sus cámaras de televisión de cartón, su pantalla que inserta lo filmado en otra dimensión… Seguramente “La ciencia del sueño” no sea una obra maestra, ni probablemente Gondry lo pretende. Pero sí es cierto que es una película rara, cuando el cine tiende (al menos el comercial, y éste no es suicidamente anticomercial) cada vez más a jugar sobre seguro. Busca caminos, cuando todos quieren transitar por autopistas. No es una película plenamente lograda, pero logra plenamente removernos en nuestro interior.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

La ciencia del sueño - by , Feb 17, 2007
3 / 5 stars
La imaginación al poder